viernes, 18 de julio de 2014

Raúl en la reunión de líderes de China y América Latina y el Caribe e Intervención en en la reunión del Cuarteto de la CELAC y China.


cumbre celac brasilia raul castro4
Discurso pronunciado  por el Presidente  de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz, en la reunión de líderes de China y América Latina y el Caribe.  Brasilia, 17 de julio del 2014, “Año 56 de la Revolución”. (Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Excelentísima Señora Dilma Rousseff, Presidenta de la República Federativa del Brasil;
Estimado compañero Xi Jinping, Presidente de la República Popular China;
Excelentísimo Señor Luis Guillermo Solís, Presidente pro témpore de la CELAC;
Estimados Jefes de Estado y Gobierno:

Agradezco a las autoridades y al pueblo de Brasil por su calurosa acogida y por las excelentes facilidades puestas a nuestra disposición.

Asimismo, deseo agradecer al Presidente Xi Jinping por su presencia para hacer posible este encuentro, que constituye una muestra fehaciente de la voluntad política de nuestros países en el empeño por consolidar el diálogo y la cooperación entre China y la América Latina y el Caribe. Considero de la mayor importancia las cinco propuestas que ha presentado hace unos minutos el Presidente de la República Popular China Xi Jinping.

La decisión de la II Cumbre de la CELAC, efectuada en La Habana los días 28 y 29 de enero de 2014, de crear el Foro CELAC-China dio sentido práctico a los esfuerzos dirigidos a que los países de la América Latina y el Caribe y China trabajemos para enfrentar las difíciles condiciones del mundo de hoy y promover nuestro desarrollo mutuo.

La ampliación de nuestras relaciones nos permitirá entablar un diálogo bilateral sistemático acerca de los principales problemas internacionales, defender los intereses del Sur y avanzar en ambiciosos proyectos de cooperación, comercio, inversiones y relaciones financieras, con un fuerte componente de ciencia, tecnología e innovación, y énfasis en la formación de recursos humanos.

La Declaración de Fortaleza, adoptada en la reciente cumbre del grupo integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, resulta trascendente para todos nosotros. Saludamos su compromiso con un orden internacional justo y equitativo, basado en la Carta de las Naciones Unidas, así como su decisión de fomentar la cooperación, la solidaridad, el multilateralismo, la paz, la seguridad, el progreso económico y social y el desarrollo sostenible, centrado en la erradicación de la pobreza.

La creación del nuevo Banco de Desarrollo y de un Fondo Común de Reservas de Divisas constituye un significativo aporte a la construcción de un sistema financiero internacional más incluyente.

El desarrollo económico y social de América Latina, el Caribe y China, ofrece un extraordinario potencial para el impulso de vínculos mutuamente ventajosos. En ese empeño, las hermanas naciones caribeñas, requieren una especial atención. La pequeña escala de sus economías, las vulnerabilidades particulares que enfrentan, las características de su base productiva y exportadora, y los devastadores efectos de los tradicionales huracanes que suelen batir simultáneamente a varias de ellas, a los que hay que agregar la creciente amenaza del  cambio climático, hacen imperativo que estos países, que en su mayoría son tratados injustamente como de renta media, reciban, en condiciones preferenciales, la cooperación, el comercio e inversiones tanto de la América Latina, como de China.

En Haití se produjo la primera Revolución triunfante de los esclavos en la historia de la humanidad que luego contribuyó a la independencia latinoamericana. Ahora todos sentimos el deber ineludible de contribuir a su desarrollo y a la superación de las secuelas históricas de la expoliación y de los desastres naturales de que ha sido víctima.

La gran nación asiática es hoy la segunda economía a nivel mundial, y el principal exportador de bienes. Su sólido crecimiento económico ha favorecido incrementos de precios de las materias primas y de las exportaciones de varias economías de la América Latina y el Caribe. Hoy China es el destino del 9% de las exportaciones de la región y el origen del 14% de sus importaciones.

Los países de la América Latina y el Caribe, que contamos con una proporción importante de las reservas minerales, la segunda reserva petrolera y un tercio de las reservas mundiales de agua dulce, tenemos el desafío de trabajar por la industrialización de nuestros recursos naturales y agrícolas, de incrementar y diversificar las exportaciones, en particular de bienes de mayor valor agregado y por alcanzar una balanza comercial más equilibrada, en lo que pueden desarrollar un papel de importancia los vínculos con la República Popular China.
En nuestro caso, más de medio siglo de intercambios con ese país nos han permitido avanzar en el desarrollo pleno de una relación ejemplar, que ha superado la prueba del tiempo. Los estrechos lazos de amistad existentes entre ambas naciones han tenido un reflejo indiscutible en los múltiples proyectos de comercio y cooperación desarrollados, muchos de ellos con un gran impacto social.

Hoy, nuestra invitación es a continuar trabajando juntos para promover las relaciones entre ambas partes, basadas en el respeto, la igualdad y el beneficio mutuo.
Muchas gracias (Aplausos).


Intervención del Presidente  de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz, en la reunión del Cuarteto de la CELAC y China.  Brasilia, 17 de julio del 2014, “Año 56 de la Revolución”. (Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Compañeros Presidentes Xi Jinping, Correa y Browne:

Creo que mis palabras deben ser las más cortas de todas las que se han expresado aquí.  Como ustedes ven, me queda poco motorrecurso en la voz y tengo que recibir al querido Presidente Xi Jinping en nuestro país próximamente.


Quiero expresar, en síntesis, que mi delegación comparte plenamente las palabras vertidas por los presidentes Solis, Correa y Browne.


A Browne le agradezco que haya mencionado muy específicamente al Caribe, lo que se puede sumar a las palabras que al respecto dije hace unos pocos instantes en la reunión.  No podemos olvidarnos del Caribe, por sus características y por los factores que estuve explicando.  Ha sido una región muy leal, específicamente con nosotros.
Recuerdo cuando estábamos totalmente aislados, solo teníamos relaciones en aquellos momentos con México y algunos otros pocos países del continente, cuando arriban a su independencia Jamaica, Guyana, Trinidad y Tobago y Barbados; se pusieron de acuerdo ellos cuatro e inmediatamente que obtuvieron su independencia, lo primero que hicieron fue reconocer a Cuba, establecer profundas y sinceras relaciones con nosotros.


Este fin de año tenemos una Cumbre —ahora toca Cuba-CARICOM—, cada tres años intercambiamos, hacemos análisis de nuestras relaciones, de la colaboración mutua que tenemos, y además de ese afecto que sentimos, que somos caribeños… Hay caribeños blancos y una enorme proporción de caribeños negros, de origen africano, ambos troncos fueron los que formaron nuestra nacionalidad:  del tronco europeo, dígase español fundamentalmente, y del tronco africano, esa es Cuba.


Ahora en el último censo realizado en mi país recientemente, se vio que, muy limitadamente todavía, disminuyeron los blancos, disminuyeron los negros y aumentaron los mestizos, entre ellos una pequeña y bella biznieta que tengo de seis años (Risas).


Es decir que me uno a las palabras expresadas por los Presidentes y Primeros Ministros presentes, las sumo a las mías y le agradecemos a usted, a su pueblo y al gobierno chino por este gesto histórico, como lo hemos calificado diferentes Jefes de Estado, que no tiene parangón ni comparación con nuestras experiencias pasadas.


Muchas gracias y nuestro pueblo lo espera próximamente en mi país (Aplausos).