martes, 28 de octubre de 2014

Camilo Cienfuegos y la mayor manera de ser humano (+ Fotos)

Precioso homenaje a mi héroe de la infancia, el Comandante de la Sonrisa eterna, el héroe de Yaguajay:


Camilo Cienfuegos
Camilo Cienfuegos
Por Bladimir Zamora Céspedes

Crecí oyendo hablar de Camilo. Mi padre, que nunca llegó a alzarse, fue miembro activo del Movimiento 26 de Julio y lo conoció mucho cuando cruzó el río Cauto, después del combate de La Estrella. Tengo la visión de su rostro en una nochecita invernal de 1958 y quizás por las tantas veces que me había enseñado mi abuela, se me pareció definitivamente a Cristo.

Pero claro, la mayor parte de las referencias que guardo de Camilo, las aprendí de mis mayores. Pude ver un papelito muy doblado que por mucho tiempo tuvo mi padre, hasta que lo perdió en una carrera a caballo en el potrero. Era la licencia que él le otorgaba para que pudiera portar un revólver Colt 45. A estas alturas esto me recuerda el interés del Ejército Rebelde por legitimar sus actos y sus acciones, como ya en el siglo XIX había hecho la primera República de Cuba en Armas.

Yo vivía con mi abuelo Agustín, en lo que ellos llamaban la finca de adelante (Santa Isabel); por eso no pude estar allá en El Monte, como se le decía a la otra finca, cuando Camilo llegó allí con su columna poco tiempo antes de emprender la invasión a Occidente.

Mi madre dice que llegaron ya cuando la noche era una boca de lobo, y se acomodaron silenciosos en la cocina. A esa hora lo que había en la casa era un racimo de plátanos manzanos y una bola de queso fresco. Ella puso en la mesa los alimentos, y Camilo le pidió un cuchillo. Cortó el queso en tantos pedazos, como soldados traía. Luego se los fue entregando junto con un platanito. Al final, apenas se comió las boronillas.

Esa noche del cincuenta y ocho, ni Camilo y por supuesto, mucho menos mis padres, se podían imaginar la sorpresa que traería la transmisión de la radio revolucionaria. Luego del queso y los plátanos, pasaron a la sala de la casa campesina, para poder sintonizar la radio alimentada por pilas secas. 

Después de salvar la impedimenta de las interferencias, se escuchó la voz de Violeta Casals: “¡Aquiiiiií Radio Rebelde….!” Dijeron los partes de los enfrentamientos en los diferentes frentes y luego leyeron informaciones enviadas desde la Comandancia de Fidel. Al final, informaban que por disposición del alto mando Orlando Lara —que siempre operó en el llano— era ascendido a capitán y Camilo Cienfuegos, a Comandante. Él se quedó mudo, dejándose abrazar, dice mi madre, por toda la gente de su tropa.

Después le vino ese manotazo de su desaparición. De creer que aparecía por momentos. De echar, todavía en el río Cauto un barquito con flores, con la esperanza de que llegara al mar. Tuvo que pasar mucho tiempo, para que yo entendiera, como lo habrán hecho tantos de mis semejantes que en lo mejor de cada uno de nosotros, está Camilo sonriendo y atreviéndose a todas las aspiraciones por venir.

Fidel y Camilo.
Fidel y Camilo.
Con Raúl Castro.
Con Raúl Castro.
Con el Che.
Con el Che.
En las últimas horas de la batalla Camilo junto a un grupo de combatientes del Frente Norte. Foto: Perfecto Romero.
En las últimas horas de la batalla Camilo junto a un grupo de combatientes del Frente Norte. Foto: Perfecto Romero.
Camilo personalmente conmina a los sitiados a la rendición. Foto: Perfecto Romero
Camilo personalmente conmina a los sitiados a la rendición. Foto: Perfecto Romero
El Escuadrón 31 después de la rendición. Foto: Perfecto Romero.
El Escuadrón 31 después de la rendición. Foto: Perfecto Romero.
El emblemático Dragón I, una de las iniciativas de la tropa rebelde para rendir el cuartel de Yaguajay. Foto: Perfecto Romero.
El emblemático Dragón I, una de las iniciativas de la tropa rebelde para rendir el cuartel de Yaguajay. Foto: Perfecto Romero.
Camilo+Cienfuegos
camilo cienfuegos en yaguajay1
Escrito de Camilo al pueblo camagüeyano el 21 de octubre de 1959. Foto: Archivo del Autor / Cubadebate
Escrito de Camilo al pueblo camagüeyano el 21 de octubre de 1959. Foto: Archivo del Autor / Cubadebate
Fidel y Camilo en el balcón del regimeinto de la policia de Camagüey el 21 de octubre de 1959. Foto: Arciivo del Autor / Cubadebate
Fidel y Camilo en el balcón del regimeinto de la policia de Camagüey el 21 de octubre de 1959. Foto: Arciivo del Autor / Cubadebate
Fidel y Camilo en Ciudad Libertad, el 8 de enero de 1959
Fidel y Camilo en Ciudad Libertad, el 8 de enero de 1959
Fidel y Camilo en la Sierra Maestra.
Fidel y Camilo en la Sierra Maestra.
Con el Che.
Con el Che.
Camilo en la Sierra.
Camilo en la Sierra.
Camilo Cienfuegos. Foto: Perfecto Romero.
Camilo Cienfuegos. Foto: Perfecto Romero.
En primera línea de fuego, durante el combate de Pino de Agua, Fidel, el Che y Camilo (arriba a la derecha) escuchan informaciones de 'Maracaibo', un explorador que regresa de las líneas enemigas. Foto: Enrique Meneses.
En primera línea de fuego, durante el combate de Pino de Agua, Fidel, el Che y Camilo (arriba a la derecha) escuchan informaciones de ‘Maracaibo’, un explorador que regresa de las líneas enemigas. Foto: Enrique Meneses.
Ramiro Valdés y Camilo Cienfuegos en la Sierra Maestra
Ramiro Valdés y Camilo Cienfuegos en la Sierra Maestra
(Tomado de La Jiribilla)

Bruno Rodríguez Parrilla en ONU: Los daños humanos del bloqueo crecen (Discurso íntegro)



bruno rodriguez
El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, declaró necesario poner fin al Bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. a la isla en el sexagésimo noveno período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.
A continuación Discurso integro:
Señor Presidente:

Distinguidos Representantes Permanentes:
Señores Delegados:

La Asamblea General de las Naciones Unidas considera hoy por vigésima tercera ocasión este tema tan importante para la comunidad mundial porque atañe al Derecho Internacional, que protege a los Estados grandes y pequeños, ricos y pobres y es la garantía de la independencia de todos, así como al ejercicio de la soberanía nacional que es la base de la igualdad soberana.

También tiene una relación directa con el disfrute de los derechos humanos por todas las personas y por todos los pueblos.

Este asunto concierne a la libertad de comercio y navegación que protege los intereses de los Estados, las compañías y los ciudadanos.

Sin embargo, nos reunimos en una coyuntura internacional muy peculiar caracterizada por graves amenazas a la paz y la seguridad internacionales; guerras atroces y actos terroristas de extraordinaria crueldad; por el peligro que significa la existencia de enormes arsenales nucleares; por los insólitos gastos en armamentos, inútiles para resolver ninguno de los grandes problemas de la población mundial que rápidamente se acerca a los 8 mil millones.

Es un momento crucial en el impacto del cambio climático que, entre otras consecuencias catastróficas, puede provocar inéditas hambrunas, pobreza extrema generalizada en regiones enteras y masivas oleadas migratorias.

Vivimos en una época marcada por la crisis global sistémica y la superposición de sus componentes económico, alimentario, energético, hídrico.

Junto a la pobreza, que cobra más vidas que la guerra, aumenta el riesgo de graves enfermedades como la del ébola, que si no se detiene y resuelve en las hermanas naciones afectadas de África Occidental, con la cooperación urgente y eficaz de todos, podría convertirse en una de las peores pandemias de la historia.

Como declaró recientemente el presidente Raúl Castro Ruz, “ese noble y urgente objetivo reclama el esfuerzo y el compromiso indispensables de todas las naciones del mundo, según las posibilidades de cada una. Consideramos que debe evitarse cualquier politización de este grave problema que nos desvíe del objetivo fundamental, que es la ayuda en el enfrentamiento a esta epidemia en África y en la prevención en otras regiones”.

Se trata de un conjunto sin precedentes de problemas nuevos y viejos que tienden a hacer insostenible la vida humana. Ninguno de ellos puede resolverse si no cambia nuestra actitud, nuestra manera de encarar y tratar de transformar la realidad, para cooperar genuinamente en aras de la supervivencia de la Humanidad.

Como escribió en días recientes el compañero Fidel Castro, “cualquier persona consciente sabe que las decisiones políticas que entrañan riesgos para el personal, altamente calificado, implican un alto nivel de responsabilidad por parte de quienes los exhortan a cumplir una peligrosa tarea. Es incluso más duro todavía que la de enviar soldados a combatir e incluso morir por una causa política justa, quienes también lo hicieron siempre como un deber.

“El personal médico que marcha a cualquier punto para salvar vidas, aun a riesgo de perder la suya, es el mayor ejemplo de solidaridad que puede ofrecer el ser humano,…”

Señor Presidente:
Es un hecho que, en el último período, se ha recrudecido el bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba y también, que se ha intensificado su aplicación extraterritorial en todas las regiones, especialmente mediante la imposición de enormes e insólitas multas por 11 mil millones de dólares contra 38 bancos, como el francés BNP Paribás, que realizan transacciones con Cuba y otros países.

Los daños económicos acumulados, enormes para una economía pequeña, alcanzan 1 billón 112 534 millones de dólares, calculados al valor del oro, el cual está siendo manipulado por los creadores del nefasto sistema monetario imperante que sufre ya los efectos de una crisis insuperable que golpea a los países más pobres.

Los daños humanos del bloqueo crecen. Son ya el 77% de los cubanos los que nacieron bajo estas circunstancias. El sufrimiento de nuestras familias no puede contabilizarse. Son muchas las convenciones internacionales que lo prohíben, incluida la de Ginebra de 1948 contra el genocidio. Se afecta el ejercicio de los derechos humanos de un pueblo entero. Se obstaculiza seriamente el desarrollo económico del país.
Aunque nuestros sistemas de atención social y salud logran impedir las pérdidas de vidas, ninguna persona honesta, en el mundo ni en los Estados Unidos, podría apoyar sus devastadoras consecuencias.

Pese a todo, nuestra cultura nacional, la educación y la garantía de derechos e iguales oportunidades nos permiten ser una sociedad instruida y solidaria.

Señor Presidente:
A ambos lados del Estrecho de la Florida, los pueblos de Estados Unidos y Cuba han tenido siempre profundos vínculos.

A pesar de las sistemáticas campañas de mentiras, contra nuestro país, a lo largo de medio siglo, el pueblo estadounidense apoyó la devolución a su familia del niño cubano secuestrado en 1999.

Cuba ofreció toda la ayuda a su alcance, desde las primeras horas, ante los terribles actos terroristas del 11 de septiembre del 2001, cuando miles de aviones no tenían dónde aterrizar y, luego, para paliar la falta de antibióticos, cuando se produjeron ataques con ántrax en los Estados Unidos.

Sinceramente preocupados por los daños que estaba provocando el huracán Katrina, en 2005, ofrecimos cooperación médica al pueblo de Nueva Orleáns y, de allí, surgió el contingente médico especializado en desastres y epidemias, Henry Reeve, un heroico joven norteamericano que luchó en el siglo XIX por la independencia de Cuba; el cual está ahora desplegado en Sierra Leona, Liberia y Guinea. Su prestigioso nombre identificó aquel destacamento que en el 2005 asistió a Paquistán a raíz del terremoto, y continuó una fructífera cooperación con los médicos militares estadounidenses, iniciada en El Salvador, después del sismo de 2001, y en Guatemala, en los años 2002 y 2003, durante el tratamiento de la oncocercosis.

En el 2010, a raíz del terremoto en Haití, Estados Unidos y Cuba cooperaron igualmente a favor de esa sufrida nación.
El Gobierno cubano, invariablemente, compartió con el de Estados Unidos informaciones sobre planes de actos terroristas o atentados dirigidos contra este.

Pese a las viejas tensiones y los intentos de extremistas violentos y grupos terroristas de provocarla, no ha habido guerra, ni han muerto jóvenes norteamericanos en Cuba. Aunque se le ha calumniado, Cuba jamás ha sido una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos.

No hay hostilidad entre nuestros pueblos. Cuba acoge hospitalariamente a los pocos norteamericanos a los que su gobierno permite visitarla o que asumen los riesgos legales de hacerlo, y a quienes vienen a brindarnos ayuda humanitaria, como los “Pastores por la Paz” o a estudiar medicina en nuestro país.

Son conocidos los sondeos de opinión que muestran el apoyo creciente y mayoritario de absolutamente todos los sectores de la sociedad norteamericana al levantamiento del bloqueo y a la normalización de las relaciones bilaterales. Es particularmente notorio que ello ocurre aun más marcadamente en la Florida, donde también lo confirma la tendencia del voto electoral en las últimas elecciones presidenciales.

Figuras políticas de las más diversas tendencias y académicos relevantes reconocen que esta política ha fracasado en sus propósitos y no responde a los intereses nacionales de esa potencia. Basta leer los editoriales del New York Times de las últimas semanas.

Líderes religiosos plantean legítimas e inobjetables razones éticas y humanitarias para pedir el cambio.

Los norteamericanos reclaman la libertad de viajar al único lugar del planeta al que se les prohíbe hacerlo y el derecho a recibir información directa y personal de la realidad cubana.
Organizaciones empresariales y hombres de negocios consideran que el bloqueo perjudica sus intereses económicos. La mayoría de la opinión pública se opone a mantener el rumbo actual y lo expresa de forma cada vez más crítica.

La emigración cubana ha sufrido medidas discriminatorias y numerosos obstáculos a la reunificación familiar, los viajes en ambas direcciones, los costos excesivos que se le imponen, la manipulación política e incluso, violencia terrorista, y desea mayoritariamente paz y bienestar para sus familias y su pueblo y vínculos normales con su nación de origen.

¿Por qué alentar el uso ilegal de las tecnologías de la información en vez de autorizar negocios en materia de telecomunicaciones, mutuamente provechosos?¿Por qué impedir la conexión de Cuba a los cables submarinos cercanos, lo que limita y dificulta nuestra conectividad?
El bloqueo daña a Cuba, pero daña también a los Estados Unidos.

La absurda y ridícula inclusión de Cuba en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo internacional, que sirve para justificar sanciones financieras adicionales, desprestigia a Estados Unidos.

Los 16 años de injusta y fraudulenta prisión impuesta a los tres luchadores antiterroristas cubanos no los han debilitado. Por el contrario, los han convertido en héroes y ejemplo para las futuras generaciones de cubanos y motivo de orgullo para los que, con sus sacrificios, forjaron el camino de la nueva Cuba.

La decisión de eliminar el bloqueo sería bienvenida a escala mundial y resultaría una influencia unitaria, a favor de la paz y la solución pacífica de los conflictos y diferencias.

Después de las medidas, limitadas pero positivas, del 2009 y 2011, sobre las visitas familiares, las remesas de los cubanos asentados en su territorio y los viajes de determinadas categorías de ciudadanos estadounidenses para intercambios de diversa índole, se ha ampliado a otros temas el diálogo a nivel técnico y se ha incrementado la cooperación en áreas como el enfrentamiento al narcotráfico, al delito trasnacional, al tráfico de personas, en la prevención de derrames de petróleo, en la búsqueda y salvamento de personas, en la seguridad aérea y de la aviación o ante hechos específicos.
La reacción de la sociedad norteamericana e internacional a estos modestos progresos ha sido de apoyo y aliento.

El Presidente Barack Obama tiene todas las prerrogativas constitucionales, sin ir al Congreso, para modificar aspectos determinantes del bloqueo e introducir una dinámica nueva y decisiva en la relación bilateral.

Señor Presidente:
Invitamos al gobierno de los Estados Unidos a una relación mutuamente respetuosa, sobre bases recíprocas, basada en la igualdad soberana, los principios del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas.

Podemos intentar encontrar solución a las diferencias, mediante el diálogo respetuoso y la cooperación en aspectos de común interés. Podemos vivir y relacionarnos, de forma civilizada, dentro de nuestras diferencias.

Cuba nunca renunciará a su soberanía ni al camino libremente escogido por su pueblo para construir un socialismo más justo y eficiente, próspero y sostenible. Tampoco desistirá en la búsqueda de un orden internacional distinto ni dejará de luchar por “el equilibrio del mundo”.

Señor Presidente:

Distinguidos Representantes Permanentes:
Señores Delegados:

Debo pedirles, en esta difícil y especial coyuntura internacional, votar a favor del proyecto de Resolución A/69/L.4 titulado “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, para apoyar la idea de que los graves problemas de este momento plantean a la Humanidad el imperativo de cambiar nuestra forma de relacionarnos para poder resolverlos, para preservar la paz, para preservar la vida humana.

Muchas gracias.

sábado, 25 de octubre de 2014

No puedo dejar de sorprenderme cada vez que escucho hablar sobre Cuba

Tomo del Blog Cubanito en Cuba este artículo que fuera publicado en 2010 por el economista español Eduardo Garzón. Parafraseando al autor, no deja de sorprenderme la vigencia de este trabajo, cuatro años después de su publicación. Aún asombra la desinformación que siembran los grandes medios al manejar el tema Cuba… aún asombran los clichés, la manipulación, la mentira y las medias verdades cuando de hablar de esta pequeña isla que me vio nacer se trata:
Sobre Cuba
Por Eduardo Garzón Espinosa*, @edugaresp

No puedo dejar de sorprenderme cada vez que escucho hablar sobre Cuba a personas que nunca han buscado información por su cuenta sobre este país y que sólo repiten lo que oyen en la televisión o lo que escuchan por la calle a personas que tampoco se han informado sobre esta isla. Estoy tan acostumbrado a este tipo de discursos tan similares entre sí que he encontrado ciertos factores que se repiten.

El primer rasgo en común que encuentro en todos esos comentarios es una supuesta relación directa entre la pobreza de Cuba y su sistema político y económico. Todos piensan que Cuba es un país pobre porque se rige por un sistema comunista, y nunca se entretienen en buscar otros factores que puedan explicar esta pobreza. Parece que para ellos la relación es directa y única: Cuba es pobre y Cuba es comunista; por lo tanto, el comunismo es el culpable de la pobreza en la isla.

El segundo factor común que encuentro en este tipo de discursos es el siguiente: se dice que en Cuba hay peores condiciones de vida que —por ejemplo— en un país europeo. En Cuba hay comunismo. En cualquier país europeo hay capitalismo. Por lo tanto si Cuba tuviera un sistema capitalista sería igual de rico que un país europeo; o al menos no sería tan pobre.

El tercer factor, también muy recurrido, hace referencia a la falta de libertad de expresión. Se dice que nadie puede criticar al régimen o a Fidel Castro sin ser arrestado o incluso encarcelado.

El cuarto se refiere a la generalización del sistema político y económico cubano como único sistema comunista posible. A menudo se sustituye la Unión Soviética por Cuba, para mostrar el mejor ejemplo de que el comunismo no puede funcionar.

Pues bien, todas estas afirmaciones están profundamente sesgadas por falta de información, y por falta de lógica en los razonamientos. No hay más que buscar un poco de información sobre la isla que no provenga de los típicos medios de comunicación para darse cuenta de que se nos ocultan muchas verdades sobre Cuba y que la imagen que nos muestran no se corresponde tanto con la realidad (1).

Empecemos por el primer factor: Cuba es un país pobre porque es un país subdesarrollado, un país del tercer mundo. Cuba no es pobre por ser comunista, lo es por todo el recorrido histórico que ha tenido esa isla, primero colonizada salvajemente por el imperio español, luego siendo un burdel de EEUU, y finalmente, siendo un país independiente pero bloqueado comercialmente por la primera potencia hegemónica del mundo. Si no se hubiera instaurado el comunismo en Cuba (por cierto, antes de la revolución comunista regía una dictadura; pero claro, era capitalista y al parecer resulta mejor) el país sería igual de pobre que lo son sus vecinos (Nicaragua, Honduras, Haití, etc. que, por cierto, son países capitalistas y cuando se habla de su pobreza no se insiste en que lo sean).

En cuanto al segundo factor, ¿por qué no se compara Cuba con un país de su entorno, que es algo mucho más lógico? Se puede comparar con Haití, República Dominicana, Honduras, etc.… que son países capitalistas y países pobres. Las condiciones de vida en esos países ni se asemejan a las que se pueden ver en los países europeos, y todos son capitalistas. Además, se puede observar como en esos países no sólo hay mayor pobreza monetaria, sino que por encima de todo, hay muchísima más pobreza humanitaria (no hay servicio de transporte gratuito como en Cuba, ni atención médica gratuita como en Cuba, ni disponen de un sistema de educación tan completo y logrado como en Cuba…).

Curiosamente a mí me sorprende la grandeza de Cuba, siendo tan pobre, y envía médicos (que es lo único que tiene en abundancia) a todos los países vecinos sin ánimo de lucro, de manera altruista (2). Que me digan qué otro país hace algo así. Los países ricos viven en la opulencia y apenas envían una pequeña ayuda (que a menudo está condicionada a sus intereses) para dar una buena imagen, cuando incluso está en sus manos liberar a toda la población del hambre (no lo digo yo, lo dice la FAO “Food and Agriculture Organization” de la ONU) (3).

Atendiendo al tercer factor, se pueden refutar fácilmente esas afirmaciones señalando que existen personas anticastristas que escriben por Internet en contra del régimen cubano y no sólo no son arrestados sino que tienen una amplia cobertura mundial (gracias a los medios de comunicación y otros entes interesados en dañar el régimen comunista) (4).

Con respecto al cuarto factor, el comunismo y el capitalismo son marcos de sistemas económicos y políticos. A partir de la adopción de uno u otro (cuya diferencia esencial radica en la socialización de los medios de producción) existen una multitud de expresiones tanto capitalistas como comunistas. 

No se puede poner Cuba o la Unión Soviética para criticar el sistema comunista. De hecho, gran cantidad de comunistas no consideran un verdadero comunismo a lo que se implantó en la Rusia Stalinista (yo estoy entre ellos). Es como si alguien para criticar el capitalismo utilizase la Alemania nazi o el Chile de Pinochet o la España franquista, países organizados en torno a un sistema capitalista. No se puede criticar al concepto general atendiendo sólo a una de sus particulares expresiones. La crítica debe sostenerse en argumentos y análisis más contundentes.

(1) Recomiendo fervorosamente leer los artículos que se publican en la sección “Cuba” de la página http://www.rebelion.org/ , entre otros medios alternativos.
(2) Recuérdese que cuando tuvo lugar el famoso terremoto de enero de 2010 en Haití los médicos cubanos ya llevaban 12 años asistiendo a la población.
(3) http://www.diariocritico.com/mexico/2009/Marzo/noticias/134825/acabar-con-el-hambre-no-es-utopico-dice-el-director-fao.html
(4) El ejemplo paradigmático es el blog de Yoani Sánchez: http://www.desdecuba.com/generaciony/

Publicado en su blog Saque de Esquina: Una aproximación sencilla, asequible y crítica a la Economía

* Licenciado en Economía y Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Málaga. Cursó el último año de la licenciatura de Administración y Dirección de empresas en la Universidad de Windesheim, en los Países Bajos. Máster en Economía Internacional y Desarrollo por la Universidad Complutense de Madrid. Datos tomados de su blog.       

FOTOS Alberto Ortiz (Córdoba, Argentina); RCBáez y Médicos de Ciego de Ávila contra el ébola (Facebook)

The New York Times pide el levantamiento del bloqueo contra Cuba en un nuevo Editorial


The New York TimesEn un nuevo editorial publicado en inglés y español -el tercero en menos de un mes-, el diario The New York Times exige el levantamiento del bloqueo contra Cuba por considerarlo “una política fallida”.

Este editorial, titulado “Los cambios electorales respecto a Cuba“, que saldrá mañana en la edición impresa y se adelantó este sábado en la digital, se suma a otros dos en días recientes: “Tiempo de acabar el embargo de Cuba” (12 de octubre) y “La impresionante contribución de Cuba en la lucha contra el Ébola” (20 de octubre), en los cuales se pide al Presidente Barack Obama que levante las sanciones contra la Isla.

El Times asegura que “en tiempos pasados, no muy lejanos, todo candidato político creíble haciendo campaña en Florida para elecciones estatales o nacionales obligatoriamente debía recitar denuncias contra el gobierno cubano y proclamar su fe en que el embargo a la isla finalmente sacaría a los Castro del poder”.

Añade que “durante generaciones, para los cubanoamericanos, un grupo que anteriormente fue altamente monolítico a la hora de votar, el embargo representó un símbolo de desafío, más credo que política”.
Eso ha cambiado drásticamente en los últimos años, asegura, “a medida que los más recientes miembros de la diáspora se han manifestado a favor de fomentar lazos estrechos con la isla. Cuba sigue siendo un tema político importante en Florida y, hasta cierto punto, a nivel nacional. Pero el tema se ha vuelto mucho más complejo”.

Agrega que

“esa evolución ha permitido que un creciente número de políticos destacados puedan llamar el embargo una política fallida, y argumentar que ponerle fin a la era de enemistad con Cuba representa la mejor oportunidad para fomentar un futuro más próspero en la isla. Muchos industriales cubanoamericanos que defendieron el embargo en el pasado se han convertido en partidarios de establecer nuevos nexos con la isla. El lobby pro-embargo, hoy en día, recauda una fracción de los fondos que colectaba en años anteriores. El Presidente Obama recibe actualmente más correspondencia de legisladores que están a favor de reanudar la relación, que de aquellos que aún quieren mantener sanciones.

En el Editorial, la publicación reconoce que en la Casa Blanca los asesores del presidente están considerando cuánto progreso pueden lograr al ampliar lazos con Cuba, una aspiración que Obama ha tenido hace mucho tiempo. “El presidente se pronunció a favor de abolir el embargo cuando era candidato al Senado en 2004, aunque se retractó durante la contienda presidencial, argumentando en 2008 que las sanciones permitían que Washington ejerciera presión sobre el gobierno cubano”, dice el Times.

Asegura que “cualquier giro significativo en política exterior respecto a Cuba sería riesgoso. Pero la reacción de quienes se oponen a normalizar la relación sería tolerable, aún en la comunidad cubanoamericana, si se tienen en cuenta las oportunidades que una expansión del comercio, comunicación y relaciones interpersonales representaría para empresas norteamericanas y cubanos en la isla”.

El diario recuerda que Charlie Crist, el antiguo gobernador de Florida, quien se ha postulado para regresar al cargo, recientemente dijo que estaba dispuesto a viajar a Cuba durante la campaña.

“Abandonó la idea, diciendo que su agenda estaba demasiado apretada. Sin embargo, Crist ha dicho enfáticamente que el embargo es una política obsoleta que debe ser abandonada. Hillary Rodham Clinton escribió en su autobiografía recién publicada, y lo reiteró en una entrevista, que hoy en día está a favor de terminar el embargo, llamándolo una estrategia fallida”.

En Florida, los congresistas han planteado posiciones respecto a Cuba que, en otra época, hubieran representado un suicidio político. “Kathy Castor, una representante Demócrata de Tampa, viajó a la isla el año pasado y, a su regreso, hizo un fuerte llamado por terminar el embargo, diciendo que Estados Unidos no estaba sacando provecho de las reformas económicas que el gobierno Cubano había implementado. Ella piensa que, lejos de que esto le haya costado políticamente, su posición ha sido aplaudida por miembros de su electorado, incluidos los cubanoamericanos, que quieren influir en el futuro de la isla”, confirma el diario.
The New York Times reconoce los obstáculos que significa la ultraderecha de origen cubano:
“Aún así, acabar el embargo exigirá mayores giros en la opinión pública, dado que se requiere acción en el Congreso, y hay un pequeño pero apasionado grupo de legisladores de ascendencia cubana quienes abogan por mantener el embargo. Los defensores más visibles son el Senador Robert Menéndez, un Demócrata de Nueva Jersey; el Senador Marco Rubio, un Republicano de la Florida; y dos congresistas Republicanos de Miami: Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart.”

Sin embargo, asegura el Times, “a la Casa Blanca le preocupan menos los ataques de legisladores Republicanos, ya que suelen criticar su política exterior reflexivamente. Mientras varios de sus colegas han viajado a Cuba recientemente, Ros-Lehtinen, una de las más fervientes defensoras del embargo, parece estar desinformada del día a día en la isla. Durante una entrevista reciente, al criticar la visita a La Habana de Beyoncé y Jay-Z, Ros-Lehtinen expresó indignación de que la pareja de artistas se hubiera hospedado en un hotel lujoso al cual los cubanos no tienen acceso, aún si tuvieran dinero. Resulta que el gobierno cambió esa regla en 2008″.

Añade que “a medida que el ámbito electoral respecto a Cuba ha cambiado, algunos políticos cubanoamericanos han comenzado a pedir que se evalúe la ley que permite que los cubanos que llegan a Estados Unidos se vuelvan ciudadanos norteamericanos de manera expedita. Esto parece ser a raíz de que muchos de los nuevos inmigrantes desean mantener vínculos cercanos con la isla y crecieron detestando el embargo”.

Finalmente, el periódico afirma que la administración estadounidense no debe seguir “anclando la política exterior estadounidense en un curso errado”.

Lea el Editorial íntegramente en The New York Times

Fuente Cubadebate

viernes, 24 de octubre de 2014

¿Qué pasaría si el Bloqueo no existiera? (+Infografía)

Por Yuniel Labacena
Estremecen las historias: en los laboratorios de genética médica, por ejemplo, faltan reactivos y se dejan de estudiar más de 17 afectaciones genéticas en niños. El Hospital Pediátrico William Soler presenta escasez de óxido nítrico, pues el importante material químico no se puede trasladar desde Estados Unidos en avión. En Estados Unidos se prohíbe vender nuestro Havana Club, nada de intercambios académicos, de viajes de estudiantes y profesores, de flujo de información científica…
Son imposibles de resumir las anécdotas escuchadas este jueves en el capitalino Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría (CUJAE). La audiencia "Cuba contra el Bloqueo", convocada por la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular, no pudo ceñir la voz de un pueblo. Y fueron diputados, funcionarios de diferentes ministerios, investigadores y ciudadanos, quienes denunciaron esa política impuesta por el gobierno norteamericano a Cuba hace más de 50 años.

Vale recordar que, desde 1959, Estados Unidos siempre ha buscado debilitar la vida económica de Cuba. Pero fue el 6 febrero de 1962 cuando el presidente Kennedy impuso el bloqueo total al país. Por ello esta es una de las páginas más siniestras contra una nación, que se impone además violando las normas elementales del derecho internacional, como evidencian los testimonios escuchados este jueves.

Se trata de un criminal cerco centrado en provocar privaciones de todo tipo: hambre, enfermedades, sufrimientos, muertes; cerrar toda entrada de recursos, obstaculizar las vías de desarrollo, provocar desaliento, desconfianza, desesperación… Una política cuyo daño económico ocasionado a Cuba asciende a más de un billón de dólares y ha provocado perjuicios por más de 116 880 millones de dólares norteamericanos.

La destrucción de la Revolución cubana ha sido la obsesión de las administraciones norteamericanas, y para lograrlo no han escatimado formas, como destacó José Luis Toledo, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del Parlamento, quien afirmó que la densa madeja legislativa que pretende dar un matiz legal a esta injusta política no tiene lógica, entre las que se encuentran la Ley Helms-Burton y la Torricelli.

“La piedra angular del derecho internacional es la soberanía, pero el gobierno de Estados Unidos somete sus propias leyes a sus ansias intervencionistas”. Y recordó que el bloqueo inflige importantes afectaciones al bienestar material, psíquico y espiritual del pueblo cubano e impone graves obstáculos a su desarrollo económico, cultural y social como los ya mencionados.

Si el bloqueo no existiera

“Ya soy abuelo y nací bajo el Bloqueo”, afirmó el diputado Rolando González Patricio, quien sin titubear destacó las afectaciones ocasionadas por el bloqueo al sector de la cultura, que ascienden actualmente a más de 22 millones de dólares e incluye los obstáculos a la divulgación del acervo cultural del país y el control de los mercados que ejerce el gobierno norteamericano.
Y es que esa política imposibilita que todos los artistas cubanos puedan presentarse en Estados Unidos o intercambien experiencias allí, por lo que se ven obligados a realizar estos intercambios bajo la lógica de un “intercambio cultural”, lo que trae como consecuencia que no puedan tener un contrato, así como ingresar al país los recursos del valor que tiene su actuación.

¿Qué pasaría si el Bloqueo no existiera?, preguntó González Patricio. “Si esta realidad cambiara se beneficiarían los norteamericanos, los ciudadanos de otros países y los cubanos seguiríamos acompañando el consumo cultural de nuestros ciudadanos, el enriquecimiento de nuestra cultura, para que esta siga siendo el escudo y la espada de la nación; por tanto, es nuestra mayor esperanza.”

Pero no solo a la cultura ha llegado el cerco norteamericano, sus afectaciones también están en el comercio exterior y la inversión extranjera. Así lo expuso la viceministra de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Ileana Núñez Mordoche, quien expresó que los daños ascienden a 3,9 miles de millones de dólares, en bienes que están vedados para el país por el mercado estadounidense, como por ejemplo el ron y el tabaco.

Manifestó que se incrementan los costos cuando Cuba tiene que hacer las operaciones normales de importación y exportación, por lo que hay muchos productos que se deben adquirir en mercados lejanos, así como se llevan a cabo las llamadas “operaciones trasbordos”, es decir, pasar por operaciones con terceros países a causa de la condición de que los barcos que arriben a Cuba no pueden tocar luego suelo norteamericano.

Marcas cubanas que no puedan ser registradas, tecnologías de puntas sin acceso, robo de marcas y patentes, un archipiélago que continúa sin exportar e importar libremente productos y servicios hacia o desde Estados Unidos, ni puede utilizar el dólar en sus transacciones comerciales, ni tener cuentas en esa moneda en bancos de terceros países… miles las trabas de la genocida política.

También, el vicecanciller Abelardo Moreno denunció la implacable persecución de las transacciones financieras cubanas como una de las características más visibles del intento norteamericano de asfixiar la economía nacional, y resaltó que muestra de ello es que desde 2010 se han registrado 130 acciones de carácter extraterritorial en virtud del bloqueo y 81 de ellas han sido financieras.

No solo los más viejos

Son varias las generaciones afectadas multilateralmente por la inhumana política, el complejo y ramificado conjunto de leyes y normas políticas y administrativas que lo integran no se deroga, sino que se refuerza y reafirma su vigencia. Así lo dejó saber la joven Jennifer Bello Martínez, diputada de la Comisión de atención a la niñez, la juventud y la igualdad de derechos de la mujer del Parlamento.

La estudiante de la carrera de Pedagogía-Psicología señaló el compromiso de su generación de estar cada día más firmes ante el recrudecimiento del Bloqueo, el cual ha vivido en carne propia sobre todo durante su formación académica. De entre muchos ejemplos, citó la imposibilidad del acceso pleno a las tecnologías de la información y las comunicaciones.
“Solo podemos contar con pocos megas para la búsqueda de bibliografía y para la actividad científica. Por ejemplo, desde el 2007, más de 80 sitios web dejaron de funcionar para nuestro país de manera sorpresiva”, señaló Bello Martínez, quien añadió que también en las Secundarias Básicas faltan 420 laboratorios de física y química, en la enseñanza preuniversitaria hay escasez de literatura de autores de habla inglesa y de diccionarios especializados en el idioma, y existen más de 22 mil estudiantes con necesidades educativas especiales que carecen de medios para fortalecer su educación.

Y fue otro joven recién graduado, Manuel Vásquez Villega, profesor de la Cujae, quien se refirió a algunas de las afectaciones que ocasionan el Bloqueo norteamericano específicamente en la tecnología y el acceso a Internet. “El nivel de conectividad constituye hoy una burla a nivel mundial en correspondencia con la capacidad que poseen otros países.”

“En el caso de las universidades cubanas, al tener esta limitada la conectividad, se ven restringidas en cuanto al tema de la visibilidad en la web, y el acceso a los sitios de búsquedas más importantes del mundo, a lo que se le suma el cierre de la página de Ranking internacional más importante del mundo “Alexa”, pues borraron al país de la lista, por lo que la información que recoge datos sobre las universidades no está disponible.”

El Bloqueo, por su esencia, propósitos, impacto y el andamiaje político, legal y administrativo en el que se sustenta, califica como un acto de genocidio, en virtud de la Convención para la Prevención y la Sanción de ese delito aprobada en Ginebra en 1948. Quizás por eso, Manuel es uno de los miles de cubanos convencidos de que “estos daños no nos van a hacer claudicar, sino que debemos patentizar las conquistas que tenemos, y seguir formando profesionales, porque aunque intenten apretarnos no nos podrán ahogar.”


Infografía votaciones contra el Bloqueo


Tomado deCubAhora

Boletín Revolución No. 36, de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado: abril 2014 (Actualizando)




Descargue este número aquí 

 
Puede descargar los boletines anteriores en: 

http://lapolillacubana.bloguea.cu/boletin-de-la-oficina-de-asuntos-historicos-del-consejo-de-estado/
 
http://cubacoraje.blogspot.com/p/boletin-de-la-oficina-de-asuntos.html

Índice de este número:

Presentación / 3


Artículos
Hace 60 años: Reflexiones y orientaciones desde una celda solitaria por Dr. Eugenio Suárez Pérez y Ms. Acela Caner Román / 4

Perlas de marzo en revolución
Por Dr. Eugenio Suárez Pérez y Ms. Acela Caner Román / 8

Síntesis cronológica
Viaja Fidel a los Estados Unidos (primera parte) por Dr. Eugenio Suárez Pérez y Ms. Acela Caner Román / 13

Abril de 1959
El Ejército Rebelde y la defensa del país por Dr. Eugenio Suárez Pérez y Ms. Acela Caner Román / 19

Hace 55 años:
El campeón barbudo del pueblo cubano por el periodista Jim Carson / 24

Efemérides del mes
Por Rolando Dávila / 27

Informaciones
Club Amigos de Celia / 28
Servicios / 28

Editorial

La edición da continuidad a los propósitos del boletín en 2013. Por esa razón encontrará en las siguientes páginas un trabajo sobre la actividad del compañero Fidel Castro Ruz durante el mes de abril de 1954 en la prisión, hace 60 años.


El resto de los artículos están relacionados con los acontecimientos de abril de 1959. En primer lugar, los hechos que hemos considerado Perlas de ese mes; y la primera parte de una cronología ampliada de la visita del Comandante en Jefe Fidel Castro a los Estados Unidos a partir del 15 de abril de 1959, y su recorrido hasta el 8 de mayo que regresa a la patria. La edición de mayo dará continuidad a su viaje.

En el artículo “El Ejército Rebelde y la defensa del país” aparecen los conceptos que sobre la defensa armada del país se van desarrollando en el cuarto mes de la Revolución. Le sigue un artículo publicado en el Miami News, por el periodista Jim Carson, con el relato del deportista y pescador Frank Carter, sobre lo sucedido durante su encuentro casual con Fidel en la Ciénaga de Zapata.

Enriquecen la edición las efemérides de hechos revolucionarios de 1954 y 1959 y, por último, breves informaciones de nuestras actividades.

Aprovechamos para felicitar a las trabajadoras y trabajadores por el venidero Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores.

Consejo Editorial

Para publicar en el Boletín:

 Los interesados en publicar sus trabajos en el Boletín deben tener presente algunas pautas para su elaboración. Los materiales estarán relacionados con la lucha insurreccional cubana del período comprendido entre 1952 y 1958, en las variantes de testimonios, artículos, análisis, reflexiones, síntesis biográficas de personalidades. No excederán las cuatro cuartillas escritas con tipografía Arial, a 12 puntos, con un interlineado de 1,5 mm y no más de 60 caracteres por línea (con espacio).

  Si se acompañan de imágenes irán en un fichero independiente con resolución de 150 dpi.

  Los trabajos serán analizados por el Consejo Editorial y, de ser aprobados, sus publicaciones estarán sujetas al tema que se aborde en el BOLETÍN y al espacio disponible.

  Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado

     Localización y contacto:
     Línea no. 1009, e/ 10 y 12, Vedado, Plaza de la Revolución, La Habana
     Teléfonos: (537) 833 9901 al 03
     Correo: oah@enet.cu

jueves, 23 de octubre de 2014

La fallida subversión anticubana

Por Nydia Egremy*
 

Sin saberlo, con sus impuestos, estadounidenses y europeos financian el terrorismo mercenario y la fabricación de disidentes en Cuba. Hace más de 55 años que Estados Unidos patrocina esos planes contra la isla, así como la rancia derecha española que regala euros mientras priva de bienestar al pueblo ibérico. Crear tensión en la isla con intentos de subversión es un desatino político, económico y diplomático. Con el bloqueo genocida, acciones encubiertas y actos terroristas, la superpotencia sólo pasará a la historia como víctima de sus propios sicarios.

 Imaginemos que una potencia extranjera destina dinero, expertos y equipo para capacitar a activistas para subvertir el orden político de otro país. Esa violación al derecho internacional y a la Carta de las Naciones Unidas ha sido la norma del Gobierno de  Estados Unidos (EE. UU.), que aporta recursos, entrena mercenarios y espía a Cuba desde hace más de medio siglo.

 Aunque la disidencia cubana se dice demócrata y libertaria, en realidad es una red mercenaria que en el interior de su propio país lucha ferozmente por los fondos del Gobierno estadounidense para atizar el odio entre los cubanos, subvertir la gobernabilidad de su propio país y cometer sabotajes.

 Al sostener a esos grupúsculos de interés, el Gobierno de Barack Obama imita a su antecesor George Walker Bush y a los últimos 10 presidentes estadounidenses en su obsesión por descarrilar gobiernos que defienden su soberanía y que aspiran a un mundo sin hegemonías. Un movimiento genuino político nacional no se fabrica en una capital enemiga; la libertad de expresión es cotidiana y lo sabe cualquiera que ha hecho la cola de bodega, como recuerda el abogado cubanoamericano, José Pertierra.

 Sin embargo, bajo acción de esos grupos mercenarios, el territorio cubano, sus pobladores y el patrimonio son víctimas del terrorismo y la subversión articulados desde el exterior. La beneficiaria de esas acciones delictivas es la élite depredadora, desnacionalizadora y ávida de poder –no de libertad y democracia– que aspira a reconquistar Cuba para perpetuar la marginación e ignorancia que violarían nuevamente los derechos humanos de más de 12 millones de cubanos.

 Ser disidente en Cuba es un negocio redondo. Seguros de que el Gobierno cubano no ejercerá violencia contra ellos, los supuestos luchadores de la libertad de expresión callan ante más de medio siglo de bloqueo genocida que la superpotencia ha impuesto a Cuba y guardan silencio ante la abierta injerencia política, económica y social de los servicios de inteligencia de la superpotencia contra el régimen de la isla.

 Los presupuestos clandestinos y abiertos para desestabilizar a Cuba provienen de los contribuyentes estadounidenses. El Congreso oculta a sus ciudadanos el monto real que destina para presionar al Gobierno cubano en el exterior; para capacitar a ciertos actores en nuevas tecnologías de la información; para fortalecer a las organizaciones no gubernamentales (ONG) ligadas a Washington y para sostener a familias de supuestos presos políticos, pseudo-opositores artísticos, periodistas y blogueros, entre otros.

 Ese flujo de recursos para la subversión viola el derecho internacional, las mismas leyes estadounidenses y las de otros países, como describe el especialista en comunicación Octavio Fraga Guerra, al citar que el artículo 951 del Código Penal de EE. UU. establece que cualquiera que no sea diplomático y actúe en ese país como agente de un Gobierno extranjero, sin notificación previa al ministro de Justicia, será sancionado hasta con 10 años de prisión.

 El párrafo 530 del Código define que todo estadounidense que sin autorización de su Gobierno establezca relación con un Gobierno extranjero, con intención de influir en la conducta de éste por un conflicto o controversia con EE. UU., enfrentaría prisión. 

Fábrica de opositores

 La  Fundación  Nacional  Cubano  Americana (FNCA), del terrorista confeso Jorge Mas Canosa, es beneficiaria histórica del apoyo económico estadounidense. Hoy esos recursos acrecientan la fortuna multimillonaria de su hijo, heredero del tráfico de influencias y de su liderazgo político. Sólo en 2011 recibió 3.4 millones de dólares para apoyar la contrarrevolución en Cuba, además de aportes privados mayores a los 600 mil dólares. Su sección de Derechos Humanos recibe el cuarto nivel de fondos de la Agencia de EE. UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) para proyectos contra Cuba.

 A su vez, el grupo ibérico Solidaridad Española con Cuba (SCC), ha enviado emisarios a la isla con el ilegal objetivo de recopilar información sobre la situación política. La dirige Ricardo Carreras Lario, cuyo perfil incluye su paso por Rendon Group, una firma experta en operaciones psicológicas ligada al Departamento de Defensa (Pentágono) y al Departamento de Estado de EE. UU., así como la asesoría a gobiernos y candidatos latinoamericanos que brinda su firma Latin Analysis, INC.

 Con la cobertura de turista, Carreras ha contactado a contrarrevolucionarios en la isla para aportarles dinero y equipos. Fraga Guerra recuerda que aunque la SCC oculta el origen de sus fondos, se sabe que entre septiembre de 2008 y diciembre de 2009 el estadounidense Instituto Republicano Internacional (IRI) le dio 615 mil dólares. ¡Tal cifra equivale a 41 mil dólares por mes, 533 mil pesos mexicanos!

 Sobre el rol desestabilizador de ciertos grupos, Fraga cita el artículo Solidaridad Española con Cuba: una ONG con olor a “Guerra Fría”, firmado por Julio Ferreira (marzo de 2013). Ahí, el autor sostiene que el cerco subversivo contra la Revolución Cubana se vale de las ONG y supuestos periodistas independientes que actúan como caballos de Troya.

 También el Código Penal español prevé prisión para quien cometa actos para perjudicar la autoridad del Estado o comprometer la dignidad o intereses vitales de España al relacionarse con agentes de inteligencia o gobiernos extranjeros. Otro artículo, el 589 prevé prisión a quien publique o ejecute en España cualquier orden, disposición o documento de Gobierno extranjero que atente contra la independencia o seguridad del Estado.

 A pesar de esa ilegalidad persiste la ofensiva contrarrevolucionaria, aunque se les revierta, como ocurrió a comienzos de este año. La agencia AP reveló que 17 cubanos, de entre 18 y 37 años de edad, viajaron a Miami como becarios del Centro de Iniciativa Latinoamericana y del Caribe del Miami Dade College para capacitarse como dirigentes políticos y reunirse con líderes hispanos del Congreso.

 Lejos de ser un viaje de estudios, los jóvenes ingresaban al plan subversivo de la FNCA contra Cuba, que financia la USAID. Según AP, esos jóvenes, familiares de contrarrevolucionarios, desertaron y esa aventura fallida costó a los contribuyentes estadounidenses unos 16 mil dólares por persona.

 El perfil de los elegidos es elocuente: San Miguen Molina denunció en Univisión 23 que la FNCA lo usó para justificar los fondos recibidos; el rapero Raudel Collazo se dice seguidor de Malcolm X pero en Facebook sostiene el lema “Paz, amor, libertad y a la mierda la política”. La tercera disidente frustrada es Aleidys Catá Moya, de quien el Nuevo Herald ocultó que es sobrina de Berta Soler y Ángel Moya.

 También es negocio declararse preso político en Cuba. La mayoría han cometido asaltos con fuerza, lesiones graves, tráfico de drogas, desorden público, amenazas y violencia doméstica. Si se declaran contrarios a la política del Gobierno cubano e incumplen las normas carcelarias (vestir el uniforme y negarse a trabajar para pagar su deuda social), la FNCA da a cada uno al menos 50 dólares mensuales. Esa cifra es el doble de lo que en promedio recibe un trabajador de la isla, refiere Luciano Estremera Morales.

 El dinero les llega por la ilegal Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), que en agosto pasado dejó de dar su mesada a esos pseudo-disidentes, porque la UNPACU gastó el dinero en una fiesta en la playa santiaguera de El Francés. Tras el escándalo, la FNCA duplicó la mesada de septiembre, pero los presos sólo recibieron 90 dólares y una disculpa.

 Otras subsidiadas son las llamadas Damas de blanco. Previo pago, protestan contra el Gobierno cubano sobre la 5ª Avenida de La Habana encabezadas por Berta Soler y Belkis Cantillo. Si cumplen su tarea van al extranjero con gastos pagados, cobran notoriedad y hasta reciben premios. Pero en el interior libran una enconada lucha por el dinero y el poder que sólo abochorna a sus patrocinadores.

 Las deserciones crecieron cuando Soler les recortó salarios, dio becas a su propia familia, organizó viajes al exterior y ocultó los 50 mil euros que recibió por el Premio Sajárov, revela Ramón Bernal. Otro decepcionado es Giordano Lupi, traductor italiano de la bloguera Yoani Sánchez, quien descubrió que ésta sólo piensa en el dinero y no en los valores democráticos que proclama. 

Obama al descubierto

 En las dos gestiones de Obama, la FNCA ha recibido grandes aportes para su guerra sucia. Se le atribuye, junto con el Consejo por la Libertad de Cuba, la contratación de mercenarios para efectuar actos violentos en el marco de la visita de Benedicto XVI a La Habana y la Feria Internacional de La Habana 2013.

 La capacidad de presión de la FNCA se consolidó el 8 de noviembre de 2013, cuando el mandatario visitó la casa de Jorge Mas Santos con miras a recibir aportes de la contrarrevolución en Florida para el Partido Demócrata. Ahí, el presidente estadounidense saludó a Guillermo Fariñas y Berta Soler; con esa visita, Washington cumplía con su compromiso de garantizar fondos de la USAID a la oposición, como recuerda el periodista guatemalteco Percy Alvarado.

 Ante la multiplicación de agencias e instituciones que reparten dinero estadounidense a los mercenarios cubanos y la falta de transparencia, Obama decidió centralizar los recursos. Desde 2012, el Departamento de Estado concentra su esfuerzo en tres de sus órganos: la Oficina de Latinoamérica y el Caribe (LAC), que depende de la USAID; la Oficina de la Democracia, Derechos Humanos y el Trabajo (DRL) y la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental.
 Al mismo tiempo, reforzó el rol de la Oficina de Intereses Estadounidenses (SINA) para distribuir dinero entre la disidencia cubana. El jefe de la misión, John Caufield, usa su experiencia como funcionario en América Latina para operar los planes desestabilizadores al instruir a su personal para que identifique a quienes otorgarán ayuda económica y tecnológica para impulsar su oposición subversiva.

 Pese a la reestructuración ordenada por Obama, aumentó el presupuesto anticubano. Si George W. Bush elevó el presupuesto de 3.5 millones de dólares en el año 2000 a 45 millones en 2008, el gasto específico de Obama, diseñado por la Comisión para la Asistencia de una Cuba Democrática (creada por Bush), apoya medidas dirigidas al entrenamiento, desarrollo y fortalecimiento de la oposición y la sociedad cubana, recuerda José Pertierra. Esto ocurre a pesar de que el informe 2006 de la Oficina General de Contabilidad (GAO en inglés) descubrió falta de rendición de cuentas en los fondos para ese fin.

 Mientras operan los planes subversivos desde el extranjero, el presidente Raúl Castro afirmó el 6 de octubre de 2013 que el territorio de Cuba nunca ha sido utilizado ni se utilizará jamás, para organizar, financiar o ejecutar actos terroristas contra ningún otro país, incluyendo EE. UU. El mandatario agregó que su nación ha suscrito 13 convenios internacionales contra el terrorismo y que cumple compromisos y obligaciones de las resoluciones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Lamentablemente, hace 55 años que EE. UU. no respeta esa posición.

* Internacionalista mexicana y periodista desde hace 30 años. Sus investigaciones sobre seguridad nacional, inteligencia y conflictos armados la han llevado a países de Medio Oriente, Europa y América Latina

Publicado en Revista Buzos