viernes, 24 de octubre de 2014

¿Qué pasaría si el Bloqueo no existiera? (+Infografía)

Por Yuniel Labacena
Estremecen las historias: en los laboratorios de genética médica, por ejemplo, faltan reactivos y se dejan de estudiar más de 17 afectaciones genéticas en niños. El Hospital Pediátrico William Soler presenta escasez de óxido nítrico, pues el importante material químico no se puede trasladar desde Estados Unidos en avión. En Estados Unidos se prohíbe vender nuestro Havana Club, nada de intercambios académicos, de viajes de estudiantes y profesores, de flujo de información científica…
Son imposibles de resumir las anécdotas escuchadas este jueves en el capitalino Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría (CUJAE). La audiencia "Cuba contra el Bloqueo", convocada por la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular, no pudo ceñir la voz de un pueblo. Y fueron diputados, funcionarios de diferentes ministerios, investigadores y ciudadanos, quienes denunciaron esa política impuesta por el gobierno norteamericano a Cuba hace más de 50 años.

Vale recordar que, desde 1959, Estados Unidos siempre ha buscado debilitar la vida económica de Cuba. Pero fue el 6 febrero de 1962 cuando el presidente Kennedy impuso el bloqueo total al país. Por ello esta es una de las páginas más siniestras contra una nación, que se impone además violando las normas elementales del derecho internacional, como evidencian los testimonios escuchados este jueves.

Se trata de un criminal cerco centrado en provocar privaciones de todo tipo: hambre, enfermedades, sufrimientos, muertes; cerrar toda entrada de recursos, obstaculizar las vías de desarrollo, provocar desaliento, desconfianza, desesperación… Una política cuyo daño económico ocasionado a Cuba asciende a más de un billón de dólares y ha provocado perjuicios por más de 116 880 millones de dólares norteamericanos.

La destrucción de la Revolución cubana ha sido la obsesión de las administraciones norteamericanas, y para lograrlo no han escatimado formas, como destacó José Luis Toledo, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del Parlamento, quien afirmó que la densa madeja legislativa que pretende dar un matiz legal a esta injusta política no tiene lógica, entre las que se encuentran la Ley Helms-Burton y la Torricelli.

“La piedra angular del derecho internacional es la soberanía, pero el gobierno de Estados Unidos somete sus propias leyes a sus ansias intervencionistas”. Y recordó que el bloqueo inflige importantes afectaciones al bienestar material, psíquico y espiritual del pueblo cubano e impone graves obstáculos a su desarrollo económico, cultural y social como los ya mencionados.

Si el bloqueo no existiera

“Ya soy abuelo y nací bajo el Bloqueo”, afirmó el diputado Rolando González Patricio, quien sin titubear destacó las afectaciones ocasionadas por el bloqueo al sector de la cultura, que ascienden actualmente a más de 22 millones de dólares e incluye los obstáculos a la divulgación del acervo cultural del país y el control de los mercados que ejerce el gobierno norteamericano.
Y es que esa política imposibilita que todos los artistas cubanos puedan presentarse en Estados Unidos o intercambien experiencias allí, por lo que se ven obligados a realizar estos intercambios bajo la lógica de un “intercambio cultural”, lo que trae como consecuencia que no puedan tener un contrato, así como ingresar al país los recursos del valor que tiene su actuación.

¿Qué pasaría si el Bloqueo no existiera?, preguntó González Patricio. “Si esta realidad cambiara se beneficiarían los norteamericanos, los ciudadanos de otros países y los cubanos seguiríamos acompañando el consumo cultural de nuestros ciudadanos, el enriquecimiento de nuestra cultura, para que esta siga siendo el escudo y la espada de la nación; por tanto, es nuestra mayor esperanza.”

Pero no solo a la cultura ha llegado el cerco norteamericano, sus afectaciones también están en el comercio exterior y la inversión extranjera. Así lo expuso la viceministra de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Ileana Núñez Mordoche, quien expresó que los daños ascienden a 3,9 miles de millones de dólares, en bienes que están vedados para el país por el mercado estadounidense, como por ejemplo el ron y el tabaco.

Manifestó que se incrementan los costos cuando Cuba tiene que hacer las operaciones normales de importación y exportación, por lo que hay muchos productos que se deben adquirir en mercados lejanos, así como se llevan a cabo las llamadas “operaciones trasbordos”, es decir, pasar por operaciones con terceros países a causa de la condición de que los barcos que arriben a Cuba no pueden tocar luego suelo norteamericano.

Marcas cubanas que no puedan ser registradas, tecnologías de puntas sin acceso, robo de marcas y patentes, un archipiélago que continúa sin exportar e importar libremente productos y servicios hacia o desde Estados Unidos, ni puede utilizar el dólar en sus transacciones comerciales, ni tener cuentas en esa moneda en bancos de terceros países… miles las trabas de la genocida política.

También, el vicecanciller Abelardo Moreno denunció la implacable persecución de las transacciones financieras cubanas como una de las características más visibles del intento norteamericano de asfixiar la economía nacional, y resaltó que muestra de ello es que desde 2010 se han registrado 130 acciones de carácter extraterritorial en virtud del bloqueo y 81 de ellas han sido financieras.

No solo los más viejos

Son varias las generaciones afectadas multilateralmente por la inhumana política, el complejo y ramificado conjunto de leyes y normas políticas y administrativas que lo integran no se deroga, sino que se refuerza y reafirma su vigencia. Así lo dejó saber la joven Jennifer Bello Martínez, diputada de la Comisión de atención a la niñez, la juventud y la igualdad de derechos de la mujer del Parlamento.

La estudiante de la carrera de Pedagogía-Psicología señaló el compromiso de su generación de estar cada día más firmes ante el recrudecimiento del Bloqueo, el cual ha vivido en carne propia sobre todo durante su formación académica. De entre muchos ejemplos, citó la imposibilidad del acceso pleno a las tecnologías de la información y las comunicaciones.
“Solo podemos contar con pocos megas para la búsqueda de bibliografía y para la actividad científica. Por ejemplo, desde el 2007, más de 80 sitios web dejaron de funcionar para nuestro país de manera sorpresiva”, señaló Bello Martínez, quien añadió que también en las Secundarias Básicas faltan 420 laboratorios de física y química, en la enseñanza preuniversitaria hay escasez de literatura de autores de habla inglesa y de diccionarios especializados en el idioma, y existen más de 22 mil estudiantes con necesidades educativas especiales que carecen de medios para fortalecer su educación.

Y fue otro joven recién graduado, Manuel Vásquez Villega, profesor de la Cujae, quien se refirió a algunas de las afectaciones que ocasionan el Bloqueo norteamericano específicamente en la tecnología y el acceso a Internet. “El nivel de conectividad constituye hoy una burla a nivel mundial en correspondencia con la capacidad que poseen otros países.”

“En el caso de las universidades cubanas, al tener esta limitada la conectividad, se ven restringidas en cuanto al tema de la visibilidad en la web, y el acceso a los sitios de búsquedas más importantes del mundo, a lo que se le suma el cierre de la página de Ranking internacional más importante del mundo “Alexa”, pues borraron al país de la lista, por lo que la información que recoge datos sobre las universidades no está disponible.”

El Bloqueo, por su esencia, propósitos, impacto y el andamiaje político, legal y administrativo en el que se sustenta, califica como un acto de genocidio, en virtud de la Convención para la Prevención y la Sanción de ese delito aprobada en Ginebra en 1948. Quizás por eso, Manuel es uno de los miles de cubanos convencidos de que “estos daños no nos van a hacer claudicar, sino que debemos patentizar las conquistas que tenemos, y seguir formando profesionales, porque aunque intenten apretarnos no nos podrán ahogar.”


Infografía votaciones contra el Bloqueo


Tomado deCubAhora

Boletín Revolución No. 36, de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado: abril 2014 (Actualizando)




Descargue este número aquí 

 
Puede descargar los boletines anteriores en: 

http://lapolillacubana.bloguea.cu/boletin-de-la-oficina-de-asuntos-historicos-del-consejo-de-estado/
 
http://cubacoraje.blogspot.com/p/boletin-de-la-oficina-de-asuntos.html

Índice de este número:

Presentación / 3


Artículos
Hace 60 años: Reflexiones y orientaciones desde una celda solitaria por Dr. Eugenio Suárez Pérez y Ms. Acela Caner Román / 4

Perlas de marzo en revolución
Por Dr. Eugenio Suárez Pérez y Ms. Acela Caner Román / 8

Síntesis cronológica
Viaja Fidel a los Estados Unidos (primera parte) por Dr. Eugenio Suárez Pérez y Ms. Acela Caner Román / 13

Abril de 1959
El Ejército Rebelde y la defensa del país por Dr. Eugenio Suárez Pérez y Ms. Acela Caner Román / 19

Hace 55 años:
El campeón barbudo del pueblo cubano por el periodista Jim Carson / 24

Efemérides del mes
Por Rolando Dávila / 27

Informaciones
Club Amigos de Celia / 28
Servicios / 28

Editorial

La edición da continuidad a los propósitos del boletín en 2013. Por esa razón encontrará en las siguientes páginas un trabajo sobre la actividad del compañero Fidel Castro Ruz durante el mes de abril de 1954 en la prisión, hace 60 años.


El resto de los artículos están relacionados con los acontecimientos de abril de 1959. En primer lugar, los hechos que hemos considerado Perlas de ese mes; y la primera parte de una cronología ampliada de la visita del Comandante en Jefe Fidel Castro a los Estados Unidos a partir del 15 de abril de 1959, y su recorrido hasta el 8 de mayo que regresa a la patria. La edición de mayo dará continuidad a su viaje.

En el artículo “El Ejército Rebelde y la defensa del país” aparecen los conceptos que sobre la defensa armada del país se van desarrollando en el cuarto mes de la Revolución. Le sigue un artículo publicado en el Miami News, por el periodista Jim Carson, con el relato del deportista y pescador Frank Carter, sobre lo sucedido durante su encuentro casual con Fidel en la Ciénaga de Zapata.

Enriquecen la edición las efemérides de hechos revolucionarios de 1954 y 1959 y, por último, breves informaciones de nuestras actividades.

Aprovechamos para felicitar a las trabajadoras y trabajadores por el venidero Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores.

Consejo Editorial

Para publicar en el Boletín:

 Los interesados en publicar sus trabajos en el Boletín deben tener presente algunas pautas para su elaboración. Los materiales estarán relacionados con la lucha insurreccional cubana del período comprendido entre 1952 y 1958, en las variantes de testimonios, artículos, análisis, reflexiones, síntesis biográficas de personalidades. No excederán las cuatro cuartillas escritas con tipografía Arial, a 12 puntos, con un interlineado de 1,5 mm y no más de 60 caracteres por línea (con espacio).

  Si se acompañan de imágenes irán en un fichero independiente con resolución de 150 dpi.

  Los trabajos serán analizados por el Consejo Editorial y, de ser aprobados, sus publicaciones estarán sujetas al tema que se aborde en el BOLETÍN y al espacio disponible.

  Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado

     Localización y contacto:
     Línea no. 1009, e/ 10 y 12, Vedado, Plaza de la Revolución, La Habana
     Teléfonos: (537) 833 9901 al 03
     Correo: oah@enet.cu

jueves, 23 de octubre de 2014

La fallida subversión anticubana

Por Nydia Egremy*
 

Sin saberlo, con sus impuestos, estadounidenses y europeos financian el terrorismo mercenario y la fabricación de disidentes en Cuba. Hace más de 55 años que Estados Unidos patrocina esos planes contra la isla, así como la rancia derecha española que regala euros mientras priva de bienestar al pueblo ibérico. Crear tensión en la isla con intentos de subversión es un desatino político, económico y diplomático. Con el bloqueo genocida, acciones encubiertas y actos terroristas, la superpotencia sólo pasará a la historia como víctima de sus propios sicarios.

 Imaginemos que una potencia extranjera destina dinero, expertos y equipo para capacitar a activistas para subvertir el orden político de otro país. Esa violación al derecho internacional y a la Carta de las Naciones Unidas ha sido la norma del Gobierno de  Estados Unidos (EE. UU.), que aporta recursos, entrena mercenarios y espía a Cuba desde hace más de medio siglo.

 Aunque la disidencia cubana se dice demócrata y libertaria, en realidad es una red mercenaria que en el interior de su propio país lucha ferozmente por los fondos del Gobierno estadounidense para atizar el odio entre los cubanos, subvertir la gobernabilidad de su propio país y cometer sabotajes.

 Al sostener a esos grupúsculos de interés, el Gobierno de Barack Obama imita a su antecesor George Walker Bush y a los últimos 10 presidentes estadounidenses en su obsesión por descarrilar gobiernos que defienden su soberanía y que aspiran a un mundo sin hegemonías. Un movimiento genuino político nacional no se fabrica en una capital enemiga; la libertad de expresión es cotidiana y lo sabe cualquiera que ha hecho la cola de bodega, como recuerda el abogado cubanoamericano, José Pertierra.

 Sin embargo, bajo acción de esos grupos mercenarios, el territorio cubano, sus pobladores y el patrimonio son víctimas del terrorismo y la subversión articulados desde el exterior. La beneficiaria de esas acciones delictivas es la élite depredadora, desnacionalizadora y ávida de poder –no de libertad y democracia– que aspira a reconquistar Cuba para perpetuar la marginación e ignorancia que violarían nuevamente los derechos humanos de más de 12 millones de cubanos.

 Ser disidente en Cuba es un negocio redondo. Seguros de que el Gobierno cubano no ejercerá violencia contra ellos, los supuestos luchadores de la libertad de expresión callan ante más de medio siglo de bloqueo genocida que la superpotencia ha impuesto a Cuba y guardan silencio ante la abierta injerencia política, económica y social de los servicios de inteligencia de la superpotencia contra el régimen de la isla.

 Los presupuestos clandestinos y abiertos para desestabilizar a Cuba provienen de los contribuyentes estadounidenses. El Congreso oculta a sus ciudadanos el monto real que destina para presionar al Gobierno cubano en el exterior; para capacitar a ciertos actores en nuevas tecnologías de la información; para fortalecer a las organizaciones no gubernamentales (ONG) ligadas a Washington y para sostener a familias de supuestos presos políticos, pseudo-opositores artísticos, periodistas y blogueros, entre otros.

 Ese flujo de recursos para la subversión viola el derecho internacional, las mismas leyes estadounidenses y las de otros países, como describe el especialista en comunicación Octavio Fraga Guerra, al citar que el artículo 951 del Código Penal de EE. UU. establece que cualquiera que no sea diplomático y actúe en ese país como agente de un Gobierno extranjero, sin notificación previa al ministro de Justicia, será sancionado hasta con 10 años de prisión.

 El párrafo 530 del Código define que todo estadounidense que sin autorización de su Gobierno establezca relación con un Gobierno extranjero, con intención de influir en la conducta de éste por un conflicto o controversia con EE. UU., enfrentaría prisión. 

Fábrica de opositores

 La  Fundación  Nacional  Cubano  Americana (FNCA), del terrorista confeso Jorge Mas Canosa, es beneficiaria histórica del apoyo económico estadounidense. Hoy esos recursos acrecientan la fortuna multimillonaria de su hijo, heredero del tráfico de influencias y de su liderazgo político. Sólo en 2011 recibió 3.4 millones de dólares para apoyar la contrarrevolución en Cuba, además de aportes privados mayores a los 600 mil dólares. Su sección de Derechos Humanos recibe el cuarto nivel de fondos de la Agencia de EE. UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) para proyectos contra Cuba.

 A su vez, el grupo ibérico Solidaridad Española con Cuba (SCC), ha enviado emisarios a la isla con el ilegal objetivo de recopilar información sobre la situación política. La dirige Ricardo Carreras Lario, cuyo perfil incluye su paso por Rendon Group, una firma experta en operaciones psicológicas ligada al Departamento de Defensa (Pentágono) y al Departamento de Estado de EE. UU., así como la asesoría a gobiernos y candidatos latinoamericanos que brinda su firma Latin Analysis, INC.

 Con la cobertura de turista, Carreras ha contactado a contrarrevolucionarios en la isla para aportarles dinero y equipos. Fraga Guerra recuerda que aunque la SCC oculta el origen de sus fondos, se sabe que entre septiembre de 2008 y diciembre de 2009 el estadounidense Instituto Republicano Internacional (IRI) le dio 615 mil dólares. ¡Tal cifra equivale a 41 mil dólares por mes, 533 mil pesos mexicanos!

 Sobre el rol desestabilizador de ciertos grupos, Fraga cita el artículo Solidaridad Española con Cuba: una ONG con olor a “Guerra Fría”, firmado por Julio Ferreira (marzo de 2013). Ahí, el autor sostiene que el cerco subversivo contra la Revolución Cubana se vale de las ONG y supuestos periodistas independientes que actúan como caballos de Troya.

 También el Código Penal español prevé prisión para quien cometa actos para perjudicar la autoridad del Estado o comprometer la dignidad o intereses vitales de España al relacionarse con agentes de inteligencia o gobiernos extranjeros. Otro artículo, el 589 prevé prisión a quien publique o ejecute en España cualquier orden, disposición o documento de Gobierno extranjero que atente contra la independencia o seguridad del Estado.

 A pesar de esa ilegalidad persiste la ofensiva contrarrevolucionaria, aunque se les revierta, como ocurrió a comienzos de este año. La agencia AP reveló que 17 cubanos, de entre 18 y 37 años de edad, viajaron a Miami como becarios del Centro de Iniciativa Latinoamericana y del Caribe del Miami Dade College para capacitarse como dirigentes políticos y reunirse con líderes hispanos del Congreso.

 Lejos de ser un viaje de estudios, los jóvenes ingresaban al plan subversivo de la FNCA contra Cuba, que financia la USAID. Según AP, esos jóvenes, familiares de contrarrevolucionarios, desertaron y esa aventura fallida costó a los contribuyentes estadounidenses unos 16 mil dólares por persona.

 El perfil de los elegidos es elocuente: San Miguen Molina denunció en Univisión 23 que la FNCA lo usó para justificar los fondos recibidos; el rapero Raudel Collazo se dice seguidor de Malcolm X pero en Facebook sostiene el lema “Paz, amor, libertad y a la mierda la política”. La tercera disidente frustrada es Aleidys Catá Moya, de quien el Nuevo Herald ocultó que es sobrina de Berta Soler y Ángel Moya.

 También es negocio declararse preso político en Cuba. La mayoría han cometido asaltos con fuerza, lesiones graves, tráfico de drogas, desorden público, amenazas y violencia doméstica. Si se declaran contrarios a la política del Gobierno cubano e incumplen las normas carcelarias (vestir el uniforme y negarse a trabajar para pagar su deuda social), la FNCA da a cada uno al menos 50 dólares mensuales. Esa cifra es el doble de lo que en promedio recibe un trabajador de la isla, refiere Luciano Estremera Morales.

 El dinero les llega por la ilegal Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), que en agosto pasado dejó de dar su mesada a esos pseudo-disidentes, porque la UNPACU gastó el dinero en una fiesta en la playa santiaguera de El Francés. Tras el escándalo, la FNCA duplicó la mesada de septiembre, pero los presos sólo recibieron 90 dólares y una disculpa.

 Otras subsidiadas son las llamadas Damas de blanco. Previo pago, protestan contra el Gobierno cubano sobre la 5ª Avenida de La Habana encabezadas por Berta Soler y Belkis Cantillo. Si cumplen su tarea van al extranjero con gastos pagados, cobran notoriedad y hasta reciben premios. Pero en el interior libran una enconada lucha por el dinero y el poder que sólo abochorna a sus patrocinadores.

 Las deserciones crecieron cuando Soler les recortó salarios, dio becas a su propia familia, organizó viajes al exterior y ocultó los 50 mil euros que recibió por el Premio Sajárov, revela Ramón Bernal. Otro decepcionado es Giordano Lupi, traductor italiano de la bloguera Yoani Sánchez, quien descubrió que ésta sólo piensa en el dinero y no en los valores democráticos que proclama. 

Obama al descubierto

 En las dos gestiones de Obama, la FNCA ha recibido grandes aportes para su guerra sucia. Se le atribuye, junto con el Consejo por la Libertad de Cuba, la contratación de mercenarios para efectuar actos violentos en el marco de la visita de Benedicto XVI a La Habana y la Feria Internacional de La Habana 2013.

 La capacidad de presión de la FNCA se consolidó el 8 de noviembre de 2013, cuando el mandatario visitó la casa de Jorge Mas Santos con miras a recibir aportes de la contrarrevolución en Florida para el Partido Demócrata. Ahí, el presidente estadounidense saludó a Guillermo Fariñas y Berta Soler; con esa visita, Washington cumplía con su compromiso de garantizar fondos de la USAID a la oposición, como recuerda el periodista guatemalteco Percy Alvarado.

 Ante la multiplicación de agencias e instituciones que reparten dinero estadounidense a los mercenarios cubanos y la falta de transparencia, Obama decidió centralizar los recursos. Desde 2012, el Departamento de Estado concentra su esfuerzo en tres de sus órganos: la Oficina de Latinoamérica y el Caribe (LAC), que depende de la USAID; la Oficina de la Democracia, Derechos Humanos y el Trabajo (DRL) y la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental.
 Al mismo tiempo, reforzó el rol de la Oficina de Intereses Estadounidenses (SINA) para distribuir dinero entre la disidencia cubana. El jefe de la misión, John Caufield, usa su experiencia como funcionario en América Latina para operar los planes desestabilizadores al instruir a su personal para que identifique a quienes otorgarán ayuda económica y tecnológica para impulsar su oposición subversiva.

 Pese a la reestructuración ordenada por Obama, aumentó el presupuesto anticubano. Si George W. Bush elevó el presupuesto de 3.5 millones de dólares en el año 2000 a 45 millones en 2008, el gasto específico de Obama, diseñado por la Comisión para la Asistencia de una Cuba Democrática (creada por Bush), apoya medidas dirigidas al entrenamiento, desarrollo y fortalecimiento de la oposición y la sociedad cubana, recuerda José Pertierra. Esto ocurre a pesar de que el informe 2006 de la Oficina General de Contabilidad (GAO en inglés) descubrió falta de rendición de cuentas en los fondos para ese fin.

 Mientras operan los planes subversivos desde el extranjero, el presidente Raúl Castro afirmó el 6 de octubre de 2013 que el territorio de Cuba nunca ha sido utilizado ni se utilizará jamás, para organizar, financiar o ejecutar actos terroristas contra ningún otro país, incluyendo EE. UU. El mandatario agregó que su nación ha suscrito 13 convenios internacionales contra el terrorismo y que cumple compromisos y obligaciones de las resoluciones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Lamentablemente, hace 55 años que EE. UU. no respeta esa posición.

* Internacionalista mexicana y periodista desde hace 30 años. Sus investigaciones sobre seguridad nacional, inteligencia y conflictos armados la han llevado a países de Medio Oriente, Europa y América Latina

Publicado en Revista Buzos

¿Por qué Cuba puede hacer tanto contra el ébola?

Por Angel Guerra Cabrera*

Cuba está realizando una aportación mayor de personal sanitario al combate del ébola en Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry –los tres países invadidos por la epidemia- que ningún otro estado en el mundo.
El complejo mediático que usualmente dispara sin pausa mentiras y calumnias contra la isla no ha tenido más alternativa que reconocerlo puesto que es imposible ocultar un hecho de tan extraordinaria relevancia relacionado con el enfrentamiento a una enfermedad que se ha vuelto noticia de primera plana y que si no es frenada a tiempo puede convertirse en una pandemia global, como alertó Raúl Castro.
El secretario de Estado John Kerry, que nunca ha pronunciado una palabra amable hacia La Habana y jefe de una política exterior que cada vez aprieta más duro la asfixiante tuerca del bloqueo tuvo que reconocer el aporte cubano.
El The New York Times va más lejos pues días después de haber reclamado editorialmente el restablecimiento de las relaciones diplomáticas Estados Unidos-Cuba y el eventual levantamiento de la medida punitiva –no sin hacer algunas alegaciones infundadas-, publica una nueva entrega titulada “La impresionante contribución de Cuba a la lucha contra el ébola” en la que lamenta que Washington, “primer contribuyente financiero” en esta lucha no tenga vínculos diplomáticos con La Habana, “dado que Cuba podría terminar desempeñando la labor más vital”.
El editorial propone que Estados Unidos dé cabida en un centro médico especial que ha habilitado en Monrovia –capital de Liberia- a los trabajadores sanitarios cubanos que eventualmente puedan ser contagiados con la enfermedad y contribuya de ser necesario a su evacuación.
El diario censura que las autoridades estadunidenses “insensiblemente”, se han rehusado a indicar si estarían dispuestos a brindar algún tipo de apoyo y termina dando la razón a Fidel Castro cuando en una columna publicada en Granma expresó la disposición de Cuba a colaborar “gustosamente” con Estados Unidos en aras de enfrentar la epidemia.
Posteriormente, el martes 21 de octubre, voceros del Departamento de Estado dijeron que Estados Unidos estaría dispuesto a colaborar con Cuba en el combate al ébola pero sin especificar cómo.
Es pertinente puntualizar que, independientemente de las particularidades del ébola y de la grave amenaza para la vida de millones de personas que significaría su eventual propagación, Cuba no está haciendo nada que no haya hecho antes.
Desde el triunfo de la Revolución, la solidaridad con los demás seres humanos ha sido siempre un principio cardinal de la educación y la cultura política en la isla, correspondido en la práctica con innumerables acciones de solidaridad internacional en el curso de los años, particularmente en el campo de la salud pública. Sin ir muy lejos, la acción de la brigada médica cubana en Haití, apoyada por médicos haitianos y latinoamericanos formados en Cuba, fue decisiva para frenar la extensión de la tremenda epidemia de cólera en ese país.
Esto solo es posible porque la Revolución ha construido un sólido sistema de salud pública cuyo principio ético básico es que no hay nada más importante que la vida de un ser humano. Podrán faltar medicamentos y equipos cada vez más negados por el bloqueo pero la calidad humana y científica del personal sanitario cubano sigue asegurando que los índices de salud de Cuba sean los mejores de América Latina y varios de ellos superiores a los de Estados Unidos.
No ha de extrañar a nadie que en la isla existan miles de voluntarios dentro del personal de salud para partir a combatir el ébola ni que los cientos de médicos y enfermeros cubanos involucrados directamente en la lucha contra la enfermedad estén apoyados en labores preventivas por más de 4000 compatriotas trabajadores de la salud que laboran actualmente en 32 países africanos desde mucho antes del estallido de la epidemia.
La celebración, en La Habana, de la cumbre de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (Alba) dedicada a preparar a sus miembros para prevenir y combatir el ébola, y proteger sobre todo a los países caribeños más vulnerables, complementa las acciones iniciadas por Cuba. El Alba ha invitado a convocar una reunión de ministros de salud de la Celac, que seguramente contribuirá a crear una red regional de protección de nuestros pueblos contra esta y otras epidemias.

*Periodista cubano residente en México y columnista del diario La Jornada.
(Fuente La Jornada; Tomado de Cubadebate)
Cumbre extraordinaria del ALBA-TCP sobre el bola, celebrada en La Habana el 20 de octubre de 2014. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Inauguración EXPOSICIÓN por CUBA-CHILE: pueblos fraternos en historia, cultura y política. Iquique, Octubre 2014

Inauguración EXPOSICIÓN por CUBA-CHILE: pueblos fraternos en historia, cultura y política. Iquique, Octubre 2014 en la Casa de la Cultura, Iquique, Chile.
Primer video exhibido. Ver acá.



Imágenes de Fidel Castro en un recorrido por todo Chile, y por Iquique, una colección de acuarelas con 25 tipos de mariposas que sólo se dan en la isla de Cuba y caricaturas que muestran la realidad del país caribeño, es lo que se podrá apreciar hasta el 1 de noviembre en la Casa de la Cultura.
La agrupación de Brigadistas Iquiqueños en Solidaridad con Cuba "Guayabitos del Pinar" fue la encargada en montar esta exposición, la cual hace un recorrido por diversos hitos de la isla, además de mostrar detalles desconocidos de la realidad cubana.
Alejandra Portillo, integrante de la agrupación comentó que parte de la exposición pertenece a 2 de los 5 presos políticos cubanos que hasta hoy están presos en Estados Unidos. "Dentro de la muestra, hay obras de acuarelas pintadas por Antonio Guerrero, y obras hechas caricatura mostrando la realidad cubana, dibujadas por Gerardo Hernández, uno de los 5 presos en Estados Unidos", relató.  (Periodista: Andrea Ramos Leiva)

Con fecha  martes 22 de Octubre fue inaugurada oficialmente la EXPOSICIÓN por CUBA-CHILE: pueblos fraternos en historia, cultura y política. La actividad es desarrollada por la Agrupación de Brigadistas Iquiqueños en Solidaridad con Cuba, Iquique.
 

miércoles, 22 de octubre de 2014

El Ébola y los medios de comunicación

Por Aixa Hevia González
La información sobre la ayuda médica cubana a África Occidental es manipulada por muchos medios, aunque otros, como The New York Times, reconocen el gesto de Cuba

En la Cumbre Extraordinaria  de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) de la Habana, donde se reunieron varios mandatarios de los países integrantes de este bloque y de otras naciones del Caribe para abordar las amenazas del virus del Ébola, se habló también sobre los medios de comunicación.

 La Doctora Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), apuntaba a su llegada a Cuba que "otro factor importante es la habilidad de comunicarse, le llamamos comunicación de riesgo", y explicaba que "en la población general se crea un estado de ansiedad, y se necesita brindar información a la población; se debe ser honestos y veraces con ellos y brindarles aliento".

 También la Sra Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en su mensaje a este evento expresaba que  "los medios hacen bien en mostrar cómo los países se preparan para una pandemia tan grave".

 Es decir que las funcionarias de los organismos mundiales y regionales relacionados con la salud, de una manera u otra, reconocen el papel que los medios de comunicación pueden y deben jugar en relación con esta pandemia.

 Por estos días hemos visto con dolor cómo algunos medios españoles han dejado al lado la ética, en el caso de la enfermera Teresa Romero,  contagiada en su país cuando atendía a misioneros que contrajeron el Ébola en África.
 Teresa ha sido perseguida hasta la saciedad por periódicos que se ubicaron permanentemente frente al hospital donde está ingresada para construir portadas sensacionalistas a costa de su delicada situación.

 La fotografiaron inescrupulosamente con lentes que la captaban en su gravedad, la mataron estando viva e incluso llegaron a hablar de que sería incinerada sin autopsia.

 Pocos medios divulgaron lo que trascendió en uno de sus contactos telefónicos con su esposo Javier Limón, donde afirmaba que al curarse estaba dispuesta a seguir cuidando personas enfermas porque “ahora tiene los antivirus y no le pasará nada”.

 No fue muy conocido el pedido de su esposo cuando dijo "parece que en este mundo civilizado nos acordamos de los problemas cuando nos tocan directamente. Por eso desde esta habitación de un Hospital de Madrid hago un llamamiento a las autoridades de todo el mundo para que pongan los recursos necesarios, que todos sabemos que los tienen, para acabar con el virus". Tampoco se difundió su deseo de que cada niño que muere en África, tenga el mismo eco que se dio al sacrificio de su perro Excalibur.

 Según se informó por los medios internacionales, unas 300 mil personas firmaron en España, en un par de días, una petición para no matar al can, en tanto, las peticiones referidas a personas, para movilizar recursos destinados a los infectados en África o enviar a personal de salud a ese continente no alcanzaron la misma repercusión.  El periódico español El Mundo, por ejemplo,  llegó a crear un álbum con “las fotos más íntimas de Excalibur”.

MANIPULADA TAMBIÉN LA AYUDA MEDICA CUBANA

 A pesar de que importantes medios de Estados Unidos como The New York Times y Washington Post reconocieran la contribución de Cuba en la lucha contra el Ébola y que en un gesto poco común, el Secretario de Estado de Estados Unidos, John F. Kerry, elogiara el aporte de nuestro país, la información sobre la ayuda médica cubana a África Occidental se manipula.

 Medios de la Florida en Estados Unidos intentan minimizar el gesto heroico de los trabajadores de la salud cubanos diciendo que el Estado los ha enviado para obtener cuantiosas ganancias. Solo hablan de sumas de dinero y de que están en África occidental a cambio de una casa o un automóvil. ¿Cuán poco conocen al pueblo cubano?

 No se ha escuchado en otras naciones que 15 mil personas, entre ellas médicos y enfermeras, se hayan brindado voluntariamente para combatir el Ébola, como lo han hecho los profesionales cubanos, o que dentro del grupo de los que marchan a África Occidental exista un especialista que acumule más de cinco misiones internacionalistas, como sucede en esta oportunidad. Pero eso no es noticia para la prensa miamense o para aquellos que se pliegan a su línea editorial.

 Como en otras oportunidades, Cuba antepone el deber, para preservar a nuestra población y responder a la solicitud de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de enviar especialistas capaces, mientras otros mandan soldados.

 Telesur, la televisora que ahora da cobertura desde Sierra Leona al combate contra esta mortal enfermedad, sí supo catalogar el gesto, por eso sus reportes aparecen en una sección a la que han denominado “Héroes contra el Ébola”.

Cubaperiodistas.cu
 
Foto tomada del Periódico Invasor (Ciego de Ávila), en Facebook: Desde Sierra Leona, médicos de esa provincia en lucha contra el ébola

Cuba y los ataques viscerales de The Washington Post, un reducto de la Guerra Fría

por Miguel Fernández Martínez
   Da pena, en estos tiempos en que el mundo está saturado de tensiones, que el “prestigioso” diario estadounidense The Washington Post se convierta, de golpe y porrazo, en un reducto de la Guerra Fría y disponga de sus páginas –y del prestigio de su Consejo Editorial-, para contribuir, desde la mentira y la manipulación, a difundir calumnias y falsedades.

   El pasado 20 de octubre, el Washington Post publicó un editorial titulado Cuba should not be rewarded for denying freedom to its people (Cuba no debe ser recompensado por negar la libertad a su gente), atacando al gobierno cubano, y cuestionando los esfuerzos de otros, incluso desde dentro de Estados Unidos por conseguir poner fin al criminal bloqueo comercial, económico y financiero que Washington impone a la isla desde 1962.

   Su conejillo de Indias fue el joven político español Ángel Carromero, quien el 22 de julio de 2012, estuvo involucrado en un accidente de tránsito que le costó la vida a dos ciudadanos cubanos - Oswaldo Payá, y Harold Cepero-, que viajaban en el automóvil conducido por el español.

   Pero, ¿por qué The Washington Post, y el equipo de editores que dirige Fred Hiatt y que ahora pretende erigirse en paladín de la verdad, no dice cómo ocurrieron los hechos desde el principio?

¿Qué hacía Ángel Carromero en Cuba?

   Medios cubanos explicaron que Carromero, en el momento del accidente en Cuba en 2012, era el vicesecretario General de Nuevas Generaciones, sector juvenil del Partido Popular (PP) de España, un hombre cercano al expresidente español José María Aznar, y a Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, afiliados ambos a las políticas anticubanas.

   Viajó a Cuba junto al ciudadano sueco Jens Aron Modig, líder del Partido Demócrata Cristiano Sueco, y presidente de su Liga Juvenil, y antes de llegar a la isla sostuvieron reuniones con el Instituto Republicano Internacional (IRI).

   La visita a Cuba de ambos personajes –aunque The Washington Post no menciona a Modig-, no fue por propia iniciativa, sino como parte de una operación organizada por Anikka Rigo, jefa de la Sección de Relaciones Exteriores del Partido Demócrata Cristiano Sueco, con el objetivo de traer financiamiento al minúsculo y contrarrevolucionario Movimiento Cristiano Liberación, que presidía Oswaldo Payá, uno de los fallecidos en el accidente; y de asesorar la constitución de una organización juvenil asociada a este.

   Con ese propósito, el diputado del PP, Presidente de Nuevas Generaciones, miembro del Comité Ejecutivo Regional del PP y ex Asesor de Aznar, Pablo Casado Blanco, había instruido a Carromero ponerse en contacto con la española Cayetana Muriel Aguado, residente en Suecia y también del Partido Demócrata Cristiano Sueco, de la que recibió instrucciones, el dinero a entregar y un teléfono celular programado con los números necesarios.

   Posteriormente, Carromero contactó al sueco Modig mediante Facebook y luego se conocieron en un restaurante madrileño.

Las supuestas “dudas” de The Washington Post

   Según el editorial publicado en The Washington Post, Cuba “no hecho nada para disipar la niebla de la sospecha de que aún persiste sobre la muerte de Payá y Cepero” y “exigen” al gobierno de La Habana, la apertura de una investigación internacional que esclarezca los hechos ocurridos en una carretera del oriente cubano en julio de 2012.

   Cuba lleva 55 años soportando las acusaciones maliciosas y las difamaciones que generan los grandes monopolios mediáticos de la prensa mundial, regidos desde Washington. Ya nada asusta al pueblo cubano cuando de mentiras se trata.

   Muchas han sido las toneladas de tinta y papel empleados para tratar de desacreditar a Cuba, a su Revolución y a su pueblo, pero esta vez el The Washington Post no lo ataca a Cuba, sino que pone en entredicho a la justicia española.

   Carromero es un mitómano empedernido, que dice una cosa en Cuba, otra en España y otra en Estados Unidos. Es un vil mentiroso que anda buscando protagonismo y al no conseguir apoyo en su propio país, no tuvo más remedio que restregar su conciencia con lo más retrógrado de la emigración cubana en Miami, y los calenturientos que en Washington quieren seguir jugando a eliminar por hambre a los cubanos.

   Evidentemente el The Washington Post le dio el minuto de gloria y fama que Carromero necesitaba, aunque para conseguirlo tuviera que repetir mil veces las mentiras que dice.

   La Audiencia Nacional española, que vio en detalles el caso y las alegaciones de Carromero, reconoció legalmente el juicio celebrado en Cuba contra Carromero, y en el que fue condenado por homicidio imprudente.

   A su vez, el juez Eloy Velasco, de la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia española declaró sin lugar la querella presentada por la esposa y la hija de Oswaldo Payá, por supuesta complicidad de las autoridades cubanas en el accidente.

   Llama la atención, que estas dos señoras fueron las que originaron el rumor de un supuesto segundo automóvil involucrado en el accidente, aun cuando no habían podido tener contactos con Carromero por encontrarse detenido en el lugar de los hechos.

   Tanto la esposa como la hija de Payá, de la manera más deshumanizada, trataron de convertir este trágico hecho, en un evento político, sin respetar siquiera la muerte de un ser querido, algo que ahora The Washington Post enarbola como punta de lanza para atacar a Cuba.

La irracionalidad de The Washington Post a la hora de mirar a Cuba

   Lo grotesco de esta nueva falacia guerrerista de The Washington Post contra la pequeña isla caribeña, es tratar de castigar a Cuba con el mantenimiento del bloqueo económico, comercial y financiero, que firmó el expresidente John F. Kennedy en 1962, esperanzado que con esa política de presión sacaría del poder al comandante Fidel Castro y con él, todo vestigio del proceso revolucionario que se desarrollaba en la Mayor de las Antillas.

   The Washington Post, como en los viejos tiempos imperiales, asume que eliminar tan cruel práctica, condenada por 188 países de todo el mundo, sería una “concesión”, como si el pueblo cubano fuera un vasallo arrodillado a los pies del amo del Norte.

   Cuba y su gente saben que es una auténtica libertad, míster Hiatt. No será su Consejo Editorial quién venga a dar lecciones de independencia y soberanía a los cubanos, y muchos menos sugerirles que se vean en el espejo de los que vendieron su alma por unas pesetas.

Tomado de su blog Cuba, la isla infinita