domingo, 3 de agosto de 2014

Palestina

Poema de  Juanita Conejero*   

 
El odio se hace muerte.

Por los campos hambrientos de justicia
         marcha  la sangre 
                   con las manos crispadas
                   con los ojos de súplica .

Roja sangre  de glóbulos amados
derramada en la tierra  de todos
limpia  sangre de niños  y niñas
que se mezcla con las arenas del peligro.

El odio se hace muerte.

La vida se hace polvo.

Cuando la sangre despinta los paisajes
         y los niños lloran
         y las madres claman
los crueles  asesinos del alba
provocan  un mar de condenas
que hacen  pedazos
sus  maléficas entrañas.

La ventura será para los buenos
         para los que disfrutan
         la sonrisa   de un niño
                   en las sagradas arenas
         de la playa

Sólo para ellos
         para los que saben amar
será el abrazo creciente de las olas.

* La Habana, CUBA. Poetisa, colaboradora de CUBARTE: Portal de la cultura cubana. Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas (UNEAC)
Dirige y Conduce la Tertulia de Arte y Literatura “SOL ADENTRO"