lunes, 21 de septiembre de 2015

El Papa Francisco en Cuba


Por Pedro Martínez Pírez*

El-Papa-Francisco-en-la-Plaza-de-la-Revolución-rodeado-del-pueblo-cubano.1

Luego de una intensa jornada de domingo que incluyó la primera misa ante más de trescientas mil personas en la emblemática Plaza de la Revolución José Martí de La Habana y encuentros con el presidente de Cuba, Raúl Castro, y el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, el Papa Francisco partió este lunes hacia las provincias orientales de Holguín y Santiago de Cuba, donde celebrará otras dos misas antes viajar el martes hacia los Estados Unidos, en la segunda etapa de su décima gira apostólica.

En la Plaza de la Revolución “Calixto García” de Holguín, capital de la provincia oriental del mismo nombre, el Papa Francisco celebrará su segunda misa y antes de viajar este mismo lunes a la también oriental provincia de Santiago de Cuba visitará la sede del obispado en Holguín y bendecirá a los holguineros desde la histórica Loma de la Cruz.

En horas de la tarde de este lunes el Papa Francisco se trasladará a la vecina provincia de Santiago de Cuba donde tendrá un encuentro privado con los Obispos, visitará la Catedral y celebrará su tercera y última misa en Cuba, esta vez en la Basílica Menor del Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, en el centenario de haber sido proclamada como la Patrona de Cuba por el Papa Benedicto XV.

Desde la llegada a La Habana el sábado en la tarde, donde fue recibido por el Presidente Raúl Castro, y por miles de personas que lo saludaron a lo largo de su recorrido de 18 kilómetros desde el aeropuerto José Martí hasta la sede de la Nunciatura Apostólica, en la barriada habanera de Miramar, el Papa Francisco ha desarrollado una intensa actividad y ha mantenido un permanente contacto con creyentes y no creyentes.

Al término de la misa del domingo saludó a la presidenta argentina, Cristina Fernández, quien realizó una visita oficial a Cuba; visitó la casa de Fidel Castro y dialogó con el líder histórico de la Revolución y su familia; fue recibido oficialmente en el Palacio de la Revolución por Raúl Castro; visitó una hermosa Iglesia gobernada por jesuitas en su recorrido hacia la Catedral de La Habana donde recibió un segundo saludo del Cardenal Jaime Ortega, Arzobispo de La Habana.

Allí el Papa Francisco improvisó una vibrante intervención dirigida a sacerdotes, monjas y otros religiosos, la cual complementó poco después, también en forma improvisada, en un encuentro con miles de jóvenes cubanos en el Centro Cultural Félix Varela, muy cerca de la Catedral habanera.

Todos los mensajes del Papa Francisco han sido difundidos ampliamente a lo largo y ancho del archipiélago cubano y el resto del mundo por un millar de periodistas que brindan cobertura a su visita a Cuba, donde el Obispo de Roma ha abogado por la paz en Colombia, ha condenado lo que él denomina la Tercera Guerra mundial por etapas, y ha insistido en la necesidad de practicar la cultura del encuentro, la reconciliación, la misericordia, el respeto a las diferencias, el compromiso con el prójimo, y la amistad entre todos los seres humanos.

La etapa habanera de la visita del Papa Francisco ha proyectado una excelente imagen del Obispo de Roma en el año en que los cubanos celebran el ochenta aniversario de sus ininterrumpidas relaciones con la Santa Sede, a la cual reconoce y agradece por su papel en el proceso hacia la normalización de vínculos entre Cuba y los Estados Unidos.

* Destacado periodista cubano, diplomático, legislador, internacionalista y profesor titular de la universidad de La Habana. Durante muchos años ha sido redactor, reportero, guionista, conductor, Jefe de Redacción, Director de Información y Subdirector General de Radio Habana Cuba

Enviado por su autor