martes, 9 de diciembre de 2014

Damas de Blanco pretenden sabotear Festival de Cine de La Habana

El cine Yara en la céntrica esquina de 23 y L, en La Habana
La contrarrevolución cubana no se anda por las ramas para declarar que el próximo 10 de diciembre saboteará el derecho del pueblo cubano a disfrutar de esa fiesta internacional de la cultura que es el Festival Internacional de Cine de La Habana.
 
Según twitters publicados hace unos días, miembros del grupúsculo de las llamadas Damas de Blanco, usando como pretexto la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos, atentarán nuevamente contra la paz ciudadana en la céntrica esquina habanera de 23 y L.

Lo que no ha dicho aún ni dirá ningún mercenario, ni en Twitter ni en ninguna otra parte, es que las también conocidas como Damas del Verde recibieron este mes de la Fundación Nacional Cubano Americana, una organización terrorista radicada en Miami, 1 500 dólares para pagar los “ideales” de sus seguidoras. Ni que con tales acciones intentan lavar  la deteriorada imagen de Berta Soler y de su sargento mayor, Laura Labrada Pollán, dignos ejemplares de la fauna de ladrones y estafadores que no vacilan en apuñalarse entre ellos por una visa.

El anuncio de las provocaciones tiene lugar poco después de una reunión de contrarrevolucionarios cubanos efectuada en México bajo el amparo de la Fundación Konrad Adenauer y donde los defensores a sueldo de los intereses del gobierno de Estados Unidos en la Isla, ratificaron su intención de, a través de la “lucha no violenta”, intentar implementar las estrategias del “golpe suave”, eufemismo con que se denomina a la situación de crisis que suele preceder a genocidas invasiones de la OTAN.

En momentos como los que vive hoy Estados Unidos en los que el racismo y la más criminal represión policial provocan multitudinarias protestas en varias ciudades norteamericanas, llama la atención el cinismo de un gobierno que paga marionetas para sabotear las manifestaciones de un pueblo culto que ocurren ahora mismo en los cines de la capital cubana.

Si los anexionistas cubanos tuvieran tan sólo un ápice de vergüenza deberían manifestarse, en defensa de los derechos humanos, ante la sede de la Oficina de sus pagadores en La Habana. (MHL)
 
Tomado de Cambios en Cuba
 
Una prueba más de quiénes son las Damas del Cheque en Blanco:
 
Esta es la atención que les da el pueblo cubano:
 
 
 
Esta, la de la prensa extranjera:
 
 
 
Baste para evidenciar el carácter de show mediático y como dice Lagarde justifican el salario del mes y buscan "aguinaldo"