viernes, 18 de septiembre de 2015

La visita del Papa Francisco a Cuba y la guerra no convencional

Por Oscar Barrantes Rodríguez

  12039217_967760373265827_8318136471673631701_n

El Papa Francisco llega a Cuba como el tercer pontífice del Vaticano pisando tierra sagrada cubana en 17 años.  Un acaecimiento que llama la atención por las implicaciones políticas que se vislumbran desde las variadas perspectivas de la reflexión.

El pueblo cubano un pueblo de fe ecléctica no ortodoxa, aguijado por el dinamismo  de ilustración y cultura, semillas germinando por la calidez natural de la Revolución.

El sincretismo es un motor estimulado por la nueva pedagogía, por las nuevas concepciones del mundo liberadas por el fuego revolucionario. La libertad de credo o de la negación del dogma, la religiosidad, las prácticas esotéricas, las practicas monoteístas o paganas, la religiosidad y la religiosidad popular; la trascendencia de cosmovisiones occidentales cristianas o indígenas; africanas, hinduistas, orientales, musulmanes, cristianas, judías, musulmanas; cristianas católicas romanas, ortodoxas griegas y rusas; protestantes, bíblicas o evangélicas.

Un pueblo creciendo en la educación y en la comunión como impronta ecuménica de su proyecto social soberano. Al decir de Martí el equilibrio como factor de cambio como conquista de la libertad plena y condición de la dignidad.

El pueblo cubano protagonista de la verdad construyendo la libertad, defendiendo la soberanía, cincelando el porvenir a golpe de sacrificio, de inventiva, de esquivar agresión, de soportar asedios, de responder a la ignominia, ruindad y al terror con temple, disciplina, austeridad y constancia.

El pueblo cubano de pie combatiendo con la divisa de la paz en alto, la tranquilidad de avanzar con el paso certero, con la decisión en sus manos, democratizando la movilización de los hilos del protagonismo como sujeto histórico, haciendo de la dignidad un magisterio y de la solidaridad y el internacionalismo un paradigma.

En el fragor de la tormenta social de los tiempos, maniobrando con destreza e iniciativa para no rendirse jamás y seguir con proa al socialismo.
Al recibir al jerarca pontificio ese pueblo prominente y generoso se muestra hospitalario, jubiloso, respetuoso, sin dejar su fervor crítico y su distinción revolucionaria.

No obstante, el enemigo asecha y no da tregua en ningún momento encendiéndose las alarmas sin abandonar el garbo, ni la cortesía y mucho menos la discreción, pero, con ojo avizor, las manos dispuestas y el corazón abierto.

Es un desafío para Cuba la visita del Papa Francisco que con su mensaje de justicia social y equidad, comulga con principios sustanciales en el basamento de la sociedad de derechos de la Revolución.Y, en esa concordancia de discurso e ideario, aparece el fantoche de la guerra secreta y de la provocación de fuerzas confabuladas para perpetrar actos desestabilizadores contra la tranquilidad de la sociedad cubana.

El oportunismo por la excursión del Papa será un escenario explotable por las bandas contrarrevolucionarias y las cuadrillas mercenarias, tanto del exterior ancladas particularmente en la Florida, como en el interior de Cuba.

 Intentarán golpes publicitarios, actos violentos, distraer la prensa sembrando el caos repentino, crear disturbios y escenificar roces con la seguridad policial, de tal manera inducir al engaño a la prensa internacional o que las agencias de la corporación mediática terrorista, se afane en presentar un cuadro distorsionado de inestabilidad, que perjudique la imagen política de Cuba.

Lo ha denunciado Raúl Capote (ex -agente de la seguridad cubana en la CIA) como una operación de desestabilización dirigida a crear caos y enrarecer las condiciones de la Visita del papa Francisco, con el objetivo de hacerle propaganda a los grupos terroristas y mercenarios en Cuba, entre ellas las llamadas damas de blanco.

Han intentado actos violentos en templos católicos de algunas ciudades de Cuba. En las miras de las damas de blanco esta captar miles de dólares que los servicios secretos de Estados Unidos y las agencias intervencionistas como la USAID, reparte, como financiamiento de la guerra no convencional contra Estados soberanos y procesos revolucionarios, que el imperialismo pretende derrocar y destruir.

La intriga está pactada para incitar choques con la policía y que detengan a los provocadores para sugerir la existencia de presos políticos. En Cuba no hay prisioneros políticos porque ningún contrarrevolucionario o mercenario tiene argumentos políticos, ni base social, para representar alguna oposición visible.
Los presos que la reacción internacional y los consorcios de la mentira llaman “presos de conciencia”, en realidad son terroristas, forajidos que han realizado atentados, secuestros y han asesinado campesinos, profesoras, doctoras, ingenieros, pilotos, policías, obreras y pescadores; jóvenes y niñas.

Los delitos de mercenarios y alborotadoras a sueldo de la CIA, la NED, del Departamento de Estado y otros servicios especiales que aportan los recursos financieros y se trasiegan como fondos privados a las damas de blanco, sediciosos y facinerosos, se tienen debidamente documentados con lujo de detalles en expedientes judiciales.

Los grupúsculos sin base social alguna tiran bolsas de volantes en parques y avenidas, contaminan el ambiente, no dan la cara o trastornan la tranquilidad en una esquina, son gentuzas vividoras y corrompidas, sedientas de los dólares de las agencias estatales y privadas que en EE UU destinan a la guerra no convencional contra Cuba.

Un caso es el ficticio partido republicano de Cuba: una estafa montada por la apócrifa oposición, haciendo listas de 120.000 supuestos profesionales trabajando en territorio cubano. Los oficiales de los servicios secretos de Washington pagarían 20 dólares por cada nombre, un fabuloso negocio para los dueños del falso partido republicano.

En las últimas semanas, de acuerdo a la entrevista que diera Raúl Capote en la emisora internacional Rusia Today (RT), denuncia la activa intromisión desestabilizadora de Berta Soler, José Daniel Ferrer y del Diputado chileno Felipe Kast.

El Diputado Chileno Kast es un colaborador de los terroristas cubanos- miamenses, su abuelo fue oficial del ejército Nazi y su padre un polizonte y torturador de la DINA (Servicio secreto de la Dictadura de Augusto Pinochet). Las otras piezas en el ajedrez arriba indicadas, más otros difamadores de oficio y terroristas como Elizardo Sánchez, Antonio Rodiles, Miriam Leiva, Dagoberto Valdés y Daniel Cuesta Morúa son bandidos de la contra cubana que están promoviendo un golpe blando.

El indicado Felipe Kast viajó a Cuba a ejecutar provocaciones con la intención de que fuera detenido y montar un espectáculo mediático internacional. Las otras tristes figuras se han dedicado a denostar la imagen del Cardenal Jaime Ortega.
El plan tiene como fin manchar a Cuba en momentos que hay un crecimiento promisorio en sus relaciones económicas internacionales.

No es casual que la mercenaria e instigadora de las damas de blanco Berta Soler se declare, pública y cínicamente, como una partidaria y fanática seguidora del tirano Fulgencio Batista. Paga a cada una de su manada de alborotadoras entre 25/ 30 dólares, pero, ella ha comprado una casa por $ 80.000 (ochenta mil dólares), con los dineros de la banda terrorista “Fundación Nacional Cubano Americana”, para provocaciones en Cuba.

También se ha informado de las enardecidasy rabiosas campañas dirigidas a empañar y distraer el peregrinaje del Papa por Cuba. La intromisión de autodenominada Radio Martí con sus embestidas detractoras desde territorio de Estados Unidos, y con respaldo técnico de antenas en aviones contratados por los organismos del terror y el complot enfilados contra Cuba.

Otros connotados terroristas desde sus guaridas en Miami lanzan improperios contra El Pontífice y el Cardenal Jaime Ortega. Al Sumo Pontífice le increpan con desesperación y preparan sainetes como “ayunos de conciencia”, bien planeados para abastecerse e ingerir los alimentos solapadamente. Toda una risible hipocresía.

Relata el portal digital “Cuba por Siempre” que las bestias envenenadas de la Florida como Posada Carriles, Saúl Ramón Sánchez Riso, Ninoska Pérez y Ángel de Fana, entre otros, se desgañitan demonizando el viaje del Papa Francisco a Cuba.

Al Cardenal Jaime Ortega lo acusan de agente comunista de la Seguridad cubana. Un grotesco chasco. “Asimismo, han lanzado su ataque mediático el provocador Carlos Ponce, director para América Latina de Freedom House, así como Roberto González, abogado y asesor internacional de Human RightsFundation”. 

Cual fieras rabiosas chorrean la toxina del embuste y la inmundicia  por los hocicos ponzoñosos. Los quema y los desespera la verdad de la excursión del Pontífice a Cuba revolucionaria, que reconozca el proyecto de la Revolución, que compruebe la unión del pueblo Cubano forjando su proyecto de sociedad, que el Papa Francisco omita el espectáculo macabro del terrorismo mercenario; espantajo del imperialismo; que el Pontífice se reúna con Fidel Castro Ruz como un señal ineludible de la legitimación universal de la Revolución Cubana.

Losbandoleros y fanáticos cipayos de la superpotencia imperial yanqui, una vez más se derrumban vencidos por el ánimo y la luz de un pueblo en Revolución.

*Círculo Bolivariano Yamileth López (CBYLO)
Centro Popular Costarricense de Estudios Sociales (CPCES)
San José- Costa Rica
Setiembre 18 de 2015
 FOTO Ismael Francisco