viernes, 1 de enero de 2016

Una misa de Paz sin contratiempos


Acaba de concluir la misa por la Paz en la iglesia de la Catedral de la Habana con la asistencia de unos cientos de feligreses que, como de costumbre, asisten a esta ceremonia religiosa. La misa fue ofrecida por el cardenal Jaime Ortega quien pidió reconciliación entre todos los cubanos, los que vivimos en Cuba o fuera de ella, y destacó que sólo el amor y el perdón entre todos será un medio válido para una verdadera y pacífica renovación de nuestra nación cubana. Las palabras del Cardenal fueron recibidas con beneplácito por los asistentes a la ceremonia.

La misma transcurrió en paz y armonía, en una tarde calurosa. A pesar que estamos en el mes más frio del año, parece que la “madre natura” nos va a conceder otro mes de esplendido verano. No obstante, bendecido sea, somos una isla del caribe bañada de un refrescante clima que atrae a diferentes personas del mundo desde un Jefe de Estado, un artista famoso o hasta un simple turista.

Pero siempre en la viña del señor hay quienes intentan manipular la realidad y publicar en las redes que son “vigilados”, “amenazados”, “desaparecidos”. A esos curiosamente puede vérseles después disfrutando en hoteles, recibiendo premios, comprando pacotilla en las tiendas o importándola desde el exterior. Una pieza sin dudas anacrónica en un escenario de paz espiritual.


--
Publicado por M. H. Lagarde para Cambios en Cuba el 1/01/2016 06:05:00 p. m.